Sociedad

Crisis migratoria

agencias | redacción

Otras 20 personas murieron en un segundo bote que se hundió al tratar de huir hacia Europa, después de que naufragara otro bote y se ahogaran 74 personas.

Escuchar la página

Al menos 20 migrantes perdieron la vida el jueves al naufragar un segundo bote con el que pretendían cruzar el Mediterráneo y huir a Europa desde la ciudad libia de Khoms, ha informado hoy la Organización Internacional de las Migraciones (IOM).

Con esta nueva tragedia, asciende a 94 las personas que perdieron ese día la vida en el mar después de que otras 74 perecieran al hundirse un primer bote que había salido de las playas de la ciudad costera de Al Khoms, unos 50 kilómetros al este de Trípoli, con 121 pasajeros a bordo. 

Un total de 47 migrantes más fueron rescatados por un pesquero local y llevados a tierra, mientras que servicios de guardacostas libios habían logrado recuperar un total de 31 cadáveres y trasladarlos a la playa antes de que cayera la noche.

"Los cuerpos sin vida han seguido llegando a tierra", ha explicado este viernes la portavoz de la IOM para Libia, Safa Msehli. 

"Las continuas restricciones al trabajo de las ONG que realizan operaciones de rescate cruciales deben levantarse de inmediato y sus esenciales intervenciones deben reconocerse en consonancia con el imperativo humanitario de salvar vidas", ha concluido.

Este es el cuarto naufragio que se produce en la última semana frente a las costas de Libia, un país sumido en el caos y la guerra desde que en 2011 la OTAN contribuyera militarmente a la victoria de los heterogéneos grupos sobre el Gobierno de Muamar al Gadafi.

El martes, al menos 13 personas desaparecieron en aguas internacionales al hundirse su bote neumático, que había salido unas horas antes de un playa próxima a la capital libia.

El miércoles, seis migrantes más perdieron la vida al volcar la embarcación en la que también pretendían huir tras haber pagado en torno a mil euros a las distintas mafias que actúan a lo largo de la costa oeste de Libia, un territorio bajo control del Gobierno de Acuerdo Nacional que sostiene la ONU en Trípoli (GNA) desde el fallido plan de reconciliación de 2015.

Más de 11.000 personas, entre ellas 638 menores, han sido interceptadas y devueltas a Libia en los once meses de este año, mientras que 236 han perecido en el mar y 360 han sido dadas por desaparecidas en la llamada "ruta del Mediterráneo central". 

Desde principios de octubre, alrededor de 1.900 personas han sido interceptadas y devueltas, mientras que cerca de 800 han logrado llegar a Italia.