Un militar destinado en el acuartelamiento de Aizoain (Navarra), el cabo F. P. B de 35 años, ha fallecido este viernes en el centro hospitalario de Pamplona en el que se encontraba ingresado en estado muy grave después de haberle sido administrada la vacuna de AstraZeneca.

La muerte ha sido confirmada por el Gobierno de Navarra que, en un comunicado, ha informado de que el Centro de Farmacovigilancia del departamento de Salud ha recibido una notificación de un “acontecimiento adverso con desenlace fatal” de una persona que había sido vacunada con Vaxzevria (vacuna contra la Covid de AstraZeneca) el 7 de abril.

Esta persona ha fallecido tras padecer una “trombosis de senos cerebrales con trombocitopenia y hemorragia cerebral”, añade el Ejecutivo que ha comunicado este acontecimiento adverso, según el procedimiento previsto, a la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) así como el resto de Centros Autonómicos de Farmacovigilancia. El caso, según los protocolos vigentes, será estudiado desde la AEMPS en una investigación en red en torno a lo sucedido con la administración de esta vacuna.

El Sistema Español de Farmacovigilancia de Medicamentos de Uso Humano (SEFV-H), integrado por los Centros Autonómicos de Farmacovigilancia y coordinado por la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS), valora permanente las sospechas de reacciones adversas notificadas en España con todos los medicamentos autorizados, incluyendo las vacunas y sus diferentes tipos.

Síntomas

Según ha informado la Asociación de Tropa y Marinería Española (ATME), tras su vacunación, el cabo "padeció fuertes dolores de cabeza y malestar agudo, lo que le obligó a acudir al servicio de botiquín y posteriormente a los servicios de urgencia de un centro sanitario, desde el que fue derivado a la clínica donde ha fallecido.

Ante la gravedad del estado del cabo, el Ejército de Tierra ya había subrayado, antes del fallecimiento, que su prioridad es "apoyar en todo lo necesario a su familia y acompañarles en estos momentos tan difíciles para todos". Al mismo tiempo ha apuntado que no va a realizar ningún tipo de valoración sobre las circunstancias que han podido causar esta situación, a la espera de los estudios e informes que por parte de farmacovigilancia se deban realizar.

Igualmente, antes del fatal desenlace, la ministra de Defensa, Margarita Robles, había expresado su dolor y su solidaridad a la familia del militar. Robles, quien ha explicado que "como siempre que hay un caso en el que puede haberse producido esta situación derivada de la administración de una vacuna se pasará a Farmacovigilancia para que hagan los estudios correspondientes", ha comentado que "de momento parece que fue inmediatamente después de haberse producido la administración de la vacuna".