A Torreira no le ha podido sentar su llegada al Atlético. El centrocampista uruguayo de 24 años poco a poco va alcanzando del ritmo competitivo. Le tocó ser titular nada más llegar al Atlético, aún corto de preparación, y va encontrando sus sensaciones. Contra Osasuna marcó su primer gol como rojiblanco y llegó a la concentración uruguaya satisfecho de cómo va encajando en el Atlético. Y lo aprovechó Uruguay. Torreira fue de lo mejor de La Celeste, probablemente el más acertado, en la victoria ante Colombia por 0-3, sobre todo en un primer tiempo magistral donde se convirtió en el dueño del partido.

Ni siquiera el que Queiroz tratara de buscarle las vueltas a la media hora, colocando a James a su espalda inquietó al menudo centrocampista uruguayo. Con una buena frecuencia de pase había dirigido muy bien a su equipo en esos primeros 30 minutos. Bien perfilado siempre, saltando línea y sin pérdidas de riesgo, Torreira alcanzó en el partido un 84 % (36/43) de acierto en el pase como eje de Tabárez. Incluidos dos buenos centros en largo de tres intentados. Torreira intervino 62 veces, demostrando mucha claridad, incluso de primeras. Así, por ejemplo llegó el 0-3 de Darwin Núñez al que rápidamente puso al primer toque un balón que le había llegado en el círculo central, para que el atacante descargara un zapatazo y pusiera el tercero. Se le contabilizó esa asistencia.

Y por dentro realizó un trabajo incansable. Casi imbatible en los duelos. Ganó 7 de 8. Solamente perdió uno por arriba en todo el partido. Queiroz, ante la superioridad uruguaya en la zona ancha, introdujo un cambio a la media hora. Metió a Luis Díaz y colocó a James, hasta entonces escorado a la derecha, justo a la espalda de la pareja que formaban Torreira y Bentantur. Lerma, Barrios y Uribe no habían podido inquietar hasta entonces la barrera levantada por el rojiblanco y después tampoco hubo manera. Para el sitio especializado en seguimiento Sofascore, Torreira fue el mejor del partido con una nota de un 7,7 sobre 10. Se agigantó y solamente tuvo que recurrir en una ocasión a la falta. Por el contrario, recibió hasta tres de los jugadores colombianos. Más detalles de su fortaleza es que realizó tres intercepciones y cuatro entradas con éxito. Eso sí, ni un solo jugador colombiano fue capaz de superarle en regate durante los noventa minutos. Torreira volvía a la titularidad con Uruguay. Había sido suplente en el último receso internacional, donde únicamente había jugado 13 minutos en la derrota contra Ecuador (4-2).