abrazo-covid-sindrome-de-down-oxigeno-brasil Un enfermero brasileño logra ponerle la mascarilla de oxígeno a un paciente Covid con Síndrome de Down dándole un abrazo. OKDIARIO 27/01/2021 11:37

La pandemia de coronavirus ha traído mucho sufrimiento a todos los rincones del mundo. Las imágenes de hospitales llenos, familiares llorando a sus seres queridos, entierros solitarios o personas mayores sin compañía en su casa dan la vuelta al mundo y acongojan hasta a la personas más dura. Pero frente a estas terribles imágenes, se hacen virales también las que, llenas de empatía y solidaridad, devuelven la sonrisa al ser humano. Una de estas imágenes llenas de ternura es la protagonizada por el abrazo entre un enfermero brasileño y un paciente Covid con Síndrome de Down que necesitaba oxígeno.

Émerson Junior es un joven de 30 años que tiene Síndrome de Down. El coronavirus le alcanzó y tuvo que ser ingresado en el hospital de Caapiranga. La infección provocada por el Sars-CoV-2 estaba colapsando sus pulmones y llegó a la clínica con claros síntomas de asfixia. Ponerle oxígeno era el primer paso para salvarle la vida. Pero Émerson no era plenamente consciente de lo que ocurría y sus nervios le impedían facilitar la labor a los sanitarios. En este tenso rifirrafe para poder ponerle la mascarilla de oxígeno, un enfermero lo vio claro. Raimundo Nogueira Matos, de 38 años, decidió hacer caso omiso a los evidentes riesgos de contagio y se acercó al paciente y le abrazó. Este gesto que puede parecer menor o puramente sentimental, logró calmar a Émerson y finalmente pudo ponerle el respirador. «Sé el riesgo que puedo correr. Pero como es un paciente especial, necesitaba mucho cariño», declaro el profesional sanitario después de el precioso y valioso gesto.

La fotografía que acompaña a esta noticia, y que retrata el momento relatado, fue tomada por la operadora de maquinaria Mirene Borges Da Silva, de 38 años, que también estaba ingresada por coronavirus. Fue ella la que relató a un periódico brasileño: «Estaba tan debilitado, sufriendo en ese momento de agonía. Debido a la falta de aire, necesitaba el procedimiento. Pero estaba en un tubo y le dolía la nariz. Entonces, el enfermero lo abrazó y él se quedó en silencio. Pensé que la escena era tan hermosa, era un ángel que estaba en ese momento y eso provocó que se le pasara la agonía. Fue una cosa maravillosa, y la foto lo refleja».

La fotografía ha dado la vuelta al mundo y la enternecedora historia entre Émerson y Raimundo se ha convertido en un claro ejemplo de que la Sanidad va muy unida a la empatía. En una entrevista, el enfermero Nogueira contó que «como el paciente es especial, no entiende la importancia del tratamiento». Y siguió relatando: «En este caso, necesitábamos ofrecerle oxigenoterapia con la mascarilla, con ese reservorio y estaba muy ansioso. Entonces me abrazó y logré tranquilizarlo. Hicimos lo mejor que pudimos allí. Ahora está estable, dentro de sus limitaciones», añadió.

El enfermero aseguró también que siempre tiene mucho cuidado para evitar contagiarse de coronavirus, pero en ese momento tuvo que olvidar el riesgo para ayudar al paciente: «En ocho meses en la primera línea, nunca había estado en esta situación. Las enfermeras apuntan mucho a la bioseguridad. Para mí, es muy importante usar PPE (equipo de protección personal) correctamente. Sé el riesgo que a veces puedo correr, pero como es un paciente especial, necesitaba mucho cariño».

Apoya a Okdiario

Lo último en Sociedad

Últimas noticias