Un anciano de 86 años mató a su mujer, de 84, el pasado domingo en Palomares del Río y luego se quitó la vida. Lo hizo disparándole con una pistola del calibre 9 milímetros, con la que acabó con la vida de su esposa. Luego se descerrajó un tiro con la misma arma. Este asesinato machista, el segundo ocurrido en la provincia de Sevilla, ha trascendido este viernes, después de que lo hiciera público el Ministerio de Igualdad al confirmarse que se trata de un asesinato machista.

La investigación recayó en la Guardia Civil, cuyo equipo de Policía Judicial certificó que el hombre había matado a su mujer antes de suicidarse. El instituto armado no ha ofrecido información de este crimen a lo largo de esta semana, y no ha sido hasta seis días después cuando ha trascendido gracias al Ministerio de Igualdad.

No existían denuncias previas por malos tratos ni tampoco la víctima había sido asistida nunca por el Instituto Andaluz de la Mujer. Tampoco ha trascendido cuál fue el desencadenante, si hubo una discusión previa o si se trató de un asesinato a sangre fría. Dada la avanzada edad de las víctimas, y la ausencia de antecedentes, no se descarta que se produjera de esta segunda forma, con el marido concibiendo un plan para matar a su mujer y quitarse después la vida. Se desconoce también si el asesino dejó alguna carta explicando los motivos que le llevaron a actuar así.

El asesinato es calcado al primer crimen machista cometido en 2020 en la provincia de Sevilla. Fue el 25 de febrero en Aznalcóllar, donde un hombre de 51 años acabó a tiros con la vida de su esposa, de 43. El asesino utilizó una escopeta de caza para matar a su mujer y luego quitarse la vida. 

La víctima de Palomares del Río es la novena mujer asesinada a manos de su pareja o ex pareja en Andalucía en lo que va de año. Además de los dos casos ocurridos en la provincia de Sevilla, ha habido tres en la de Cádiz, dos en Granada, una en Córdoba y otra en Jaén. 

Como es habitual después de un asesinato machista, se han sucedido las reacciones de condena por parte de los políticos, con frases que se llevan repitiendo durante años después de cada crimen. La delegada del Gobierno en Andalucía, Sandra García, ha pedido "aunar esfuerzos para acabar con los maltratadores" y garantizar que las víctimas estén protegidas.

La consejera de Igualdad, Rocío Ruiz, lamentó este nuevo crimen y mostró su "condena y rechazo" al mismo tiempo que transmitió las condolencias a la familia. La consejera puso de relieve "la especial vulnerabilidad de las mujeres mayores frente a la violencia de género".

Por su parte, la alcaldesa de Palomares, Ana Isabel Jiménez Salguero, mostró sus "condolencias a los familiares y amigos de la fallecida", a los que ofreció todo su apoyo y su "más sentido pésame en estos momentos tan duros". El Ayuntamiento ha decretado dos días de luto oficial en memoria de la víctima y para este sábado ha convocado una concentración a las doce del mediodía en la puerta del centro de Servicios Sociales.