Ubisoft ha confirmado estar investigando la filtración del código fuente de Watch Dogs Legion en internet.

El mes pasado un grupo de ransomware llamado Egregor filtró algunos datos que, decían, habían sido extraídos de las redes internas de Ubisoft y Crytek. En su momento la compañía francesa declaró a Eurogamer que "somos conscientes de las afirmaciones de este grupo y estamos investigando un potencial incidente de seguridad".

Y ahora, en un irónico giro de los acontecimientos, parece que el grupo de hackers ha cumplido sus amenazas, filtrando en internet el código fuente al completo (pesa 560GB en total) del juego. Las implicaciones de esto pueden ir desde la piratería hasta la posibilidad de implementar mods.

En otras palabras, el juego de hackers, hackeado. 2020 ya no podría ser más meta...