Para John Krafcik, CEO de Waymo, Tesla no es rival. Así lo explicó en una entrevista publicada en la revista alemana 'Manager Magazin'. Para él, Tesla está desarrollando un "sistema de asistencia al conductor realmente bueno", es decir un sistema ADAS como los que ya tienen en el mercado casi todos los fabricantes en diversos grados de autonomía.

Tesla requiere que el conductor interactue constantemente con el volante, mientras que en Waymo solicita a los pasajeros que no toquen el volante mientras está en funcionamiento, añodió el máximo ejecutivo de Waymo.

Algunos fabricantes que están actualemnte desarrollando coches autónomos, incluido Tesla, han decidido renunciar a las unidades LiDAR a cambio de sistemas avanzados de cámara e Inteligencia Artificial (IA).

Es un error pensar que se puede seguir desarrollando un sistema de asistencia al conductor hasta que un día se pueda saltar mágicamente a un sistema de conducción totalmente autónomo”, dijo Krafcik. "En términos de robustez y precisión, por ejemplo, nuestros sensores son infinitamente mejores que lo que vemos en la carretera puestos por otros fabricantes".

Waymo

Tesla tiene actualmente una versión de su sistema “Full Self-Driving” en fase beta, pero necesita el control de un conductor atento y con carnet detrás del volante. Tesla tiene la ambición de ofrecer un sistema autónomo de "conducción autónoma total" que no requiera ningún compromiso del conductor, junto con un servicio de robotaxi autónomo.

A diferencia de Tesla, Waymo no fabrica coches. Utiliza para el desarrollo de su sistema de conducción autónomo unidades de los Chrysler Pacifica Jaguar I-Pace.

Reducir costes al máximo para que el servicio de taxi autónomo sea rentable

Waymo robotaxi

En la entrevista, Krafcik también dio una idea de cuánto costará cada uno de los vehículos de la empresa. “Permítanme parafrasearlo así: si equipamos un Chrysler Pacifica o un Jaguar I-Pace con nuestros sensores (tienen hasta 29 cámaras y Lidares) y ordenadores, no cuesta más que un Mercedes Clase S moderadamente equipado. Es decir, para todo el pack, incluído el coche, a día de hoy”, dijo en la entrevista.

Desconocemos lo que Krafcik considera un nivel de equipamiento moderado, pero en la actualidad un Mercedes-Benz Clase S 500 4 Matic, debuta en España en 139.950 euros. Siendo "moderados" con las opciones, se puede ir fácilmente a los 180.000 euros.

En todo caso, Waymo no tiene intención de vender coches completos al público, su objetivo es utilizarlos en un servicio de transporte autónomo, que por cierto ya está en marcha. Aunque, también Krafcik dijo que eventualmente podría introducir un modelo de suscripción que permitirá a los consumidores alquilar su propio coche Waymo.

Un sistema que cuesta tanto como un Clase S no es precisamente un sistema asequible. Y es una crítica a menudo utilizada en contra del coche autónomo, es demasiado caro para que se haga un hueco importante en el mercado.

Waymo tesla no es rival

Krafcik no lo ve así y recuerda que el precio de los LiDAR que usan ha bajado sustancialmente. Si hace unos años una unidad valía 75.000 dólares, en 2019 costaba tan sólo 7.500 dólares, asegura. «Los costes de la tecnología están muy sobreestimados, al menos en nuestro caso», explicó Karfcik.

Con este sistema, Krafcik asegura que la compañía espera que el coste del hardware de los coches de Waymo sea de alrededor de unos 30 céntimos de dólar por milla (1,61 km). Pero sin incluir los costes de mantenimiento, servicio, técnicos de flotas y el personal de atención al cliente.

Para el servicios tradicionales, como Uber y Lyft (en tradicional ya ni incluye al taxi, por cierto), cuestan entre 2 y 3 dólares por milla, lo que dejaría mucho margen operativo a Waymo. Y es que el interés por la conducción autónoma no está en la seguridad, como muchas veces se nos quiere hacer creer sino en un clásico servicio de transporte de pasajeros.

De hecho, tanto Uber como Lyft también han realizado importantes inversiones en este campo, con la esperanza de que reduzca los costes operativos y ayude a estas empresas a mantener mayores ganancias.

En Motorpasión | Tesla vende coches eléctricos sin que mucha gente se haya sentado antes en uno. Estas son las claves de su éxito | Probamos el Jaguar I-PACE, un SUV eléctrico que convence por lujo y dinamismo, pero no por autonomía