Microsoft no es la única que saca la chequera.

Take-Two ha confirmado que está tanteando la posibilidad de adquirir Codemasters, el estudio y editor británico especializado en juegos de carreras.

La compañía americana, que ya posee 2K Games, Rockstar Games y Private Division, ha presentado una oferta para adquirir todo el accionariado de Codemasters, cuyas IPs más valiosas a día de hoy son F1 y Dirt. Recordemos, además, que recientemente se hizo también con la licencia oficial del mundial de rallies de la FIA (WRC) y adquirió el estudio Slightly Mad, responsable de Project Cars.

Si tras el proceso de due diligence se cumplen ciertas condiciones y Take-Two decide seguir adelante con la oferta, la junta directiva de Codemasters recomendará de forma unánime a sus accionistas que acepten el acuerdo.

En un comunicado remitido al medio VCG, Take-Two explicaba que esta compra "uniría dos portfolios de entretenimiento interactivo de clase mundial, complementándose muy bien entre 2K y Codemasters en el género de las carreras".

Take-Two tiene ahora hasta el día 4 de diciembre para anunciar a Codemasters su intención firme y confirmar la oferta.