Las Infantas Cristina y Elena viajaron a ver al padre emérito y disfrutar del lujo de la residencia que habita Juan Carlos en Abu Dabi. Aprovecharon la estancia para vacunarse… ya que estaban. La Zarzuela y la Casa Real se han vuelto en otro problema y han sacado balones reales fuera para decir que Felipe y la ex presentadora del Telediario y sus dos hijas, aún no han pasado por el pinchazo, como diciendo que a ellos que los registren.

El desatino y el sálvese quien pueda de la Familia Real es absoluto. Parte del gobierno (esa que quiere ser ejecutivo y oposición para rebañar votos de ambos lados) ha pedido explicaciones por el suceso. Las Infantas deben estar muy preocupadas, bastante tendrán con las secuelas maoístas del pinchazo chino.