Luego de haber llegado a un acuerdo -en un proceso judicial que duró más de cinco años- para pagar $50 mil a la sucesión Raphy Leavitt, el cantante Sammy Marrero completó la cantidad estipulada. Así lo establece un comunicado emitido por su representante, Edgard Nevárez.

“Queremos agradecer el desprendimiento y cooperación de nuestra gente para cumplir con el compromiso de caballero de Sammy Marrero y sus músicos hacia la sucesión de Raphy Leavitt. También a los compañeros locales e internacionales que desinteresadamente nos ayudaron en esta gesta, pero más que a nadie a su fanaticada, los medios de comunicación y amigos de la clase artística que se desbordaron en cooperación y solidaridad en este compromiso. Gracias a todos, cumplimos”, dijo Nevárez en el escrito.

Asimismo, el representante aclaró que el saldo de la deuda fue un acuerdo para acabar con el proceso legal.

“Expresamos un agradecimiento especial a los licenciados Peter John Porrata y Ramón Vela Córdova quienes nos representaron durante los pasados años. Es importante que el público sepa que el saldar la deuda establecida fue el resultado de un acuerdo entre ambas partes para finalizar el proceso”, acto.

De igual manera, el escrito detalla que, a pesar de haber cumplido con su obligación, Marrero tiene prohibido cantar las composiciones de Raphy Leavitt como “Payaso” y “El buen pastor”. La prohibición se limita a Puerto Rico y Estados Unidos.

“Libre de la angustia provocada por todo este proceso, Sammy Marrero se apresta a regresar a las tarimas, tan pronto sea posible. En Puerto Rico y Estados Unidos interpretará canciones que por décadas entonó, siempre y cuando no sean de la autoría de Raphy Leavitt y otras nuevas canciones”, concluyó Nevárez.