El Departamento de Salud (DS) refirió al Departamento de Justicia de Puerto Rico y agencias federales tras encontrar que hubo un mal manejo por parte de las farmacias Walgreens en relación a las vacunas contra el COVID-19 encontradas en una caja tirada en el municipio de Morovis.

La Oficina de Investigaciones del Departamento de Salud y la Secretaría Auxiliar de Reglamentación y Acreditación de Facilidades de Salud (SARAFS) realizó la pesquisa inicial sobre las dosis de vacunas halladas en una nevera desechable en el municipio de Morovis.

En comunicado de prensa, el secretario de Salud, Carlos Mellado López, manifestó hoy que referirá el asunto al Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés), que contrata a Walgreens, y a la Administración de Drogas y Alimentos (FDA por sus siglas en inglés), además de Justicia estatal.

“La situación ocurrida es inaceptable y lamentable. Hemos estado aunando esfuerzos con más de 500 proveedores alrededor de la Isla, con la urgencia de acelerar el proceso de vacunación en nuestras poblaciones más vulnerables. Cada vacuna es indispensable para la continuidad del proceso de vacunación, por lo que, hay que cumplir con los protocolos e instrucciones establecidas para su debida movilización”, sostuvo Mellado.

“La farmacia Walgreens ha sido nuestro aliado en el proceso de vacunación, no obstante, es nuestra responsabilidad velar y garantizar el manejo adecuado de la vacuna de COVID-19 destinada para nuestra gente. Walgreens nos ha informado que investiga la situación para que no vuelva a ocurrir”, agregó.

Asimismo, la Oficina de SARAFS comenzó el trámite administrativo por posibles violaciones a los Artículos 9.06 y 9.07 del Reglamento de Salud, particularmente las que especifican el manejo adecuado de la vacuna de COVID-19 Moderna, entre otras disposiciones legales aplicables. La farmacia Walgreens se expone a multas impuestas por el DS.

Del informe se desprende que, el programa de vacunación adviene en conocimiento de la situación y activó a la Oficina de Investigación del DS de forma inmediata a las 1:29 de la tarde.

De acuerdo con Salud, en Morovis encontraron 24 dosis correspondiente a la marca Moderna de la vacuna para el COVID-19. Añadió que las dosis fueron descartadas ya que las mismas estuvieron expuestas a temperaturas que las hacen no-aptas para su uso.

Las dosis incautadas iban dirigidas a un hogar de envejecientes en Levittown, para ser administradas por el proveedor como parte del programa federal Long Term Care Facility y Retail Pharmacy Program.