Si se parte de langostinos sin pelar, hay que empezar limpiándolos cuidadosamente para separar las cabezas, patas, colas y caparazón. Reservar el marisco y saltear esas partes con un poco de aceite de oliva en una cazuela; añadir agua hasta cubrir dos dedos por encima, y cocer presionando de vez en cuando durante 20 minutos. Colar, aplastando bien los cuerpos, y reservar ese fumet.

Preparar todas las verduras; picar la cebolla, laminar los ajos, trocear el pimiento y pelar y picar la zanahoria. Pelar los tomates o trocear enteros si luego se va a colar el sofrito. Calentar un fondo de aceite en una cazuela y pochar primero la cebolla con el ajo, el laurel y la pulpa de pimietno choricero, hasta que empiecen a transparentar.

Incorporar el resto de verduras, el tomate concentrado y una pizca de sal. Remover y sofretir el conjunto hasta que las hortalizas estén muy tiernas. Agregar un poco de caldo o de agua, lo justo para poder triturar la mezcla y obtener una crema espesa con la batidora. Si se desea, colar esta preparación y devolver a la cazuela.

Garbanzos Langostinos Pasos

Incorporar ahora los garbanzos escurridos, una pizca de sal, el pimentón y el azafrán; remover, regar con el vino y dejar que evapore el alcohol. Añadir caldo hasta dar con la textura deseada, incorporar los langostinos crudos y tapar. Cocer a fuego suave unos minutos hasta que el marisco esté cocido. Rectificar de sal y de caldo si fuera necesario, y servir con perejil picado.