El presidente Alberto Fernández declaró que frente la emergencia social y económica que estamos viviendo, “es necesario un esfuerzo de parte de aquellos que más tienen”, asegurando que su compromiso “es con los sectores populares más postergados”.

Pero ya pasaron más de 7 meses de pandemia y el proyecto oficial de un "aporte solidario extraordinario" no tiene una fecha concreta de aplicación.

Mientras tanto, la crisis social se agravó y durante todo este tiempo hubieron todo tipo de medidas en sentido contrario: recorte a las jubilaciones calculado en $72,000 millones, rebaja de retenciones a los sojeros y mineras, subsidios a empresas que se endeudaron de forma especulativa bajo el macrismo.

Hay cosas que no cierran...

Entonces, ¿Qué pasa realmente con el impuesto a las grandes fortunas?

En nuestro cuarto capítulo te explicamos en cuatro claves los pormenores detrás del impuesto a las grandes fortunas, para pensar qué respuesta es necesaria ante esta crisis:

1- En qué consiste el proyecto oficial: ¿A quiénes afecta? ¿Cuánto se propone recaudar? ¿Cuál sería el destino de los recursos?

2- El grito en el cielo de los millonarios y los empresarios: ¿Es verdad que pagan muchos impuestos?

3- Donde mueren los relatos: ¿Cómo entender un impuesto en apariencia progresivo, pero que nunca llega, a la par de un Presupuesto de ajuste para 2021? ¿Cuál es su verdadero objetivo?

4- El impuesto a las grandes fortunas es impostergable: millones de familias en la pobreza mientras la pandemia no da tregua. Se necesita un impuesto como parte de un plan integral de salida a la crisis a favor de las mayorías sociales.

Mira los capítulos anteriores de este ciclo de videos destinado a desmitificar sentidos comunes sobre temas de economía que nos afectan a diario:

Capítulo 1: ¿Hay que pagar la deuda externa?

Capítulo 2: Deuda externa: ¿Qué pasa si no pagamos?

Capítulo 3: ¿Es posible un capitalismo justo?