Había mucho miedo de que la COVID-19 se llevase por delante gran parte del sector de los videojuegos, pero al final ha sido uno de los beneficiados en términos absolutos, aunque las pequeñas están más expuestas. Los estudiantes recién graduados también lo están sufriendo por las dificultades para encontrar lugares en los que empezar como junior o en prácticas, y para paliar ese distanciamiento, desde DEV han puesto en marcha una campaña en redes para agilizar contactos.

El hashtag #practicasDEVideojuegos está sirviendo como punto de encuentro en Twitter para quienes quieren mostrar sus cualidades y sus portfolios al mundo, y quienes echan un vistazo a ver cuál puede ser su próxima incorporación a un proyecto. Abierto al público en general, pero en el que se agradece que solo participen quienes tienen algo que aportar para mantenerlo lo más limpio posible.

Dada la participación, la Asociación Española de Empresas Productoras y Desarrolladoras de Videojuegos y Software de Entretenimiento, ha decidido dar más visibilidad a su espacio en Slack, en el que ya hay profesionales participando activamente de la comunicación directa dentro del sector.

La industria del videojuego en España está creciendo sin parar a base de estudios pequeños y, últimamente, divisiones de grandes compañías. Solo en estos días se ha conocido que Blasphemous de The Game Kitchen, ha llegado a un millón de jugadores, se han estrenado Horned Knight, Baobabs Mausoleum: Country Woods and Creepy Tales o The Five Covens y está a punto Mail Mole de Talpa Games.

#practicasDEVideojuegos empareja empresas y estudiantes de España

Summer in Mara.