Un policía identificado como César Rivas, de 41 años, fue acribillado la mañana de este viernes 13 en el sector de El Fortín, en el noroeste de Guayaquil.

El agente estaba de vacaciones y vestía de civil cuando lo balearon minutos después de dejar su vehículo en un taller mecánico de la zona.

Según los primeros reportes, le dispararon desde un auto plomo sin placas. El vehículo huyó a toda velocidad entre las tricimotos que circulan por el sector.

Violencia del sicariato pasó a otro nivel y ya disparan a mansalva; incluso las balas alcanzan a niños

En la escena, agentes de Criminalística levantaron 13 indicios balísticos.

Una de las balas impactó al policía en la cabeza y otras en el pecho. El cuerpo fue llevado hasta el Laboratorio de Ciencias Forenses, en el oeste de la urbe.

El fallecido trabajaba en el área preventiva del cantón Durán y estaba domiciliado en Daule. (I)