La sexta sesión de entrenamiento de la segunda semana sin partido la convirtió Javi Rozada en un partido, corto, eso sí, pero tomado completamente en serio. Campo completo y perfectamente marcado, trío arbitral federativo, once contra once..., aunque sin el aliciente de tener un rival enfrente. El duelo se resolvió entre los jugadores del primer equipo, aunque completados, debido a las bajas, por varios futbolistas del Rayo Cantabria. El duelo se resolvió 1-0 a favor del equipo blanco gracias a un gol de Jordi Figueras, que remató un córner sacado por Álvaro Bustos.

Alineaciones

Equipo blanco: Lucas; Ceballos, Matic, Figueras, Nacho (Diego); Soko, Íñigo, Martín Solar, Camus (Bustos); Cedric y Siverio.

Equipo verde: Iván Crespo; Mirapeix, Villapalos, Óscar Gil; Chus Villar, Benktib, Nana, Pablo Torre, Maynau; Cejudo y Balboa.

Aunque con poca profundidad en ambos equipos, lo mejor de la matinal fue el ritmo de juego, que poco a poco parece ir incrementándose. Rozada cada vez da más pistas de que realmente está meditando pasar a jugar en breve con un 4-4-2. De salida dispuso a uno de los onces con ese dibujo, mientras que el otro se mantuvo con el 3-5-2 utilizado hasta ahora en Liga. En la segunda parte, los dos equipos ya jugaron con el 4-4-2. Lo peor de la mañana resultó ser la comprobación de que la maldición del lateral izquierdo. Si en los últimos años esta posición no ha dado más que dolores de cabeza al Racing, la temporada está comenzando igual. Andrade y Maynau parecen turnarse a la hora de lesionarse..., cuando no coinciden en el dique seco. Hoy, el brasileño no ha participado en la sesión por un esguince de tobillo que arrastra desde hace días, mientras que el catalán se debió retirar nada más empezar con un fuerte golpe en su muslo derecho. Un 'bocadillo' de libro, fruto de un choque con la rodilla de Ceballos. Por si faltaba algo, Nacho, lateral zurdo del filial, también se lesionó en los isquios en una carrera con Soko.

Ninguno de los futbolistas firmó un partido para enmarcar, aunque sí dejaron buenos apuntes Matic, que muchas veces parece sobrado, Nana y Villapalos, que evidencian mejoras con el balón, además de los fiables Íñigo, Ceballos y Benktib, que siempre se parecen a sí mismos. Patrick Soko, con hambre de balón, demostró que tiene un gran porcentaje de éxito en el uno contra uno. Le falta elegir mejor. Rozada probó en la segunda parte, en el 4-4-2, a Benktib y a Pablo Torre en los extremos. Juegan mejor por dentro, pero pueden ayudar también ahí.

También resultó una buena noticia la vuelta a la competición, entre comillas en este caso, de Camus y de Bustos, tras tres semanas superando sendas roturas fibrilares. Jugaron un tiempo cada uno y ambos creen estar a disposición del equipo para jugar la próxima semana en Laredo. También en la opinión que tienen de sí mismos y del sistema de juego. El jueves pasó el santanderino por sala de prensa y hoy lo hizo el asturiano: los dos se consideran extremos, no carrileros, y que si pueden elegir preferirían que el equipo juegue 4-4-2. El míster les ha dado vacaciones hasta el lunes por la tarde.