El secretario general del PSE de Gipuzkoa, Eneko Andueza, expresó que “debemos la verdad a la familia de Mikel Zabalza, aunque nos duela y nos avergüence”.

Arnaldo Otegi, coordinador general de EH Bildu, le respondió a través de los micrófonos de Radio Euskadi: “Yo sé que Felipe González es la X de los GAL y el responsable de lo que pasó, pedimos que todo el mundo reconozca lo que ha hecho, nosotros lo hemos hecho, pero no pido una persecución penal ni quiero que vaya a la cárcel”.

Por otra parte, ante la del anuncio del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, de darlo por terminado el 9 de mayo, Otegi abogó por prolongar el Estado de Alarma.

Considera Otegi que sin el Estado de Alarma, Euskal Herria pierde un instrumento jurídico necesario para restringir determinadas cuestiones, como la movilidad, que son determinantes para provocar una mayor interacción social, y por tanto, pueden aumentar los contagios. Otegi subrayó que “el problema estructural de fondo es que no somos soberanos”.

El señor Otegi, que al parecer ya ha recibido la primera dosis de la vacuna AstraZeneca, pide prolongar el Estado de Alarma que siempre han defendido con sus votos en el Congreso.

Como político del sistema, Otegi es un privilegiado; él si puede moverse con bastante facilidad con el Estado de Alarma presente. Cuando el común de los mortales no nos podíamos mover ni a la esquina, él, por ejemplo, andaba por Catalunya dando mítines con ERC. Claro, era un trabajo muy esencial el suyo, faltaría más.