El portavoz del secretario general de la Organización de las Naciones Unidas, Stéphane Dujarric dio a conocer este viernes la preocupación de dicho organismo internacional por los recientes acontecimientos en el Sahara Occidental, donde tropas de Marruecos agredieron a civiles saharauis, quienes bloqueaban de manera pacífica un paso fronterizo en la zona de Guerguerat.

LEA TAMBIÉN: 

Conoce las bases del histórico conflicto en el Sahara occidental

Dujarric, declaró que en los últimos días la ONU, incluido su secretario general, António Guterres, ha participado en múltiples iniciativas para evitar una escalada de la situación en la Franja de Amortiguamiento, ubicada en la región de Guerguerat, así como para advertir sobre las graves consecuencias de las violaciones del alto al fuego.

Sumado a ello, el citado funcionario agregó que Guterres lamenta que estos esfuerzos no hayan tenido éxito, pero continúa comprometido a hacer lo posible para evitar el colapso del cese el fuego vigente desde el 6 de septiembre de 1991.

Secretary-General @antonioguterres expresses his grave concern at the situation in Guerguerat. He remains committed to doing his utmost to avoid the collapse of the ceasefire that has been in place in Western Sahara since 6 September 1991. Full statement: https://t.co/iE6kpACawc

— UN Spokesperson (@UN_Spokesperson) November 13, 2020

La Misión de Naciones Unidas para el referendo en el Sahara Occidental (Minurso, por su sigla en inglés) se compromete a seguir cumpliendo su mandato, aseveró Dujarric, quien trasladó a las partes implicadas en el conflicto, la exhortación del Secretario General de la ONU a que proporcionen plena libertad de circulación a dicha Misión para cumplir su mandato.

La incursión armada marroquí obligó al Ejército de la República Árabe Saharaui Democrática (RASD) a tomar acciones militares para la protección de los civiles agredidos, quienes durante varios días exigieron a la ONU el cierre del paso fronterizo con Mauritania, así como la convocatoria a un referendo de autodeterminación.

La agresión marroquí desencadenó un choque frontal entre ambas naciones, provocando a su vez que el Frente Polisario de la RASD interpretera la represión contra los manifestantes civiles como una violación del alto al fuego, decidiendo declarar la guerra a Marruecos.