El mes pasado Denver Nuggets y Utah Jazz se enfrentaron en un duelo con protagonismo europeo: Nikola Jokic contra Rudy Gobert, con victoria para el serbio, que no sólo cortó la racha de la franquicia de Salt Lake (encadenaba once victorias seguidas) sino que también firmó su récord anotador en la NBA (hasta ese momento, días después lo batiría): 47 puntos más 11 rebotes, su 20º doble doble en los 20 partidos que ha disputado esta temporada. El francés se quedó en 12 puntos y 8 rebotes.

Por eso Darko Milicic, número 2 del Draft de 2003 (salió elegido sólo por detrás de LeBron James) quiso que se valorara, económicamente, a Jokic de una forma más justa. "El dinero es la base de la existencia de la NBA y si Gobert vale tanto dinero, entonces nuestro Jokic debería firmar un contrato por valor de 500 millones de dólares. Eso demostraría que es Nikola es mejor que Rudy", dijo en el medio serbio 24 Sadam, aunque después confesó que esas cifras "son una locura".

Rudy Gobert firmó una extensión con Utah Jazz a finales de diciembre por cinco temporadas y 205 millones de dólares. Sus dos premios de Mejor Defensor de la NBA (2018 y 2019) y su participación en el All-Star de 2020 hicieron que pudiera optar al salario máximo (228 millones), pero el francés decidió hacerle una pequeña rebaja a su franquicia para darle algo flexibilidad económica. Eso sí, firmó el contrato más alto para un pívot en la historia de la NBA. Jokic se comprometió por cinco años en 2018 a cambio de 148 millones.

Milicic, que fue de todo en la NBA menos un ejemplo, considera que Jokic sí lo es: "Disfruta del baloncesto y eso se puede ver en la cancha. Es un jugador completamente atípico que ha demostrado a las estrellas en ciernes, a quienes la gente ve como extraterrestres, que no tienen por qué serlo. Me gusta que Nikola sea tan modesto, que el dinero no sea una prioridad para él".

Por último, Milicic cargó contra la nueva NBA, donde el juego ofensivo tiene tanta importancia: "Me pone enfermo ver un partido con 300 puntos. ¿Qué están haciendo en la cancha? Para mí eso es un desastre, no puedo ver partidos de baloncesto así. La NBA lo quiere, pero el baloncesto sin defensa pierde su significado. Corres, lanzas... y ya está. No es cómo entiendo yo el baloncesto".