«La 'Ley Celaá no es propia de un país democrático, quiere imponer dictatorialmente condiciones que no son justas. Dios les pedirá cuentas. Tenemos que elegir a quien votamos, y no podemos votar a partidos que contradicen la ley de dios». Lo ha dicho este viernes el presidente de la Universidad Católica (UCAM), José Luis Mendoza, durante la celebración del acto de apertura del curso académico, con formato reducido y sin apenas invitados. Mendoza cargó también las tintas contra el Gobierno regional, que a su juicio impide el crecimiento de la mayor empresa de la Región, con 3.812 trabajadores y más de 20.000 alumnos. «Esta universidad ahorra varios millones formando a miles de alumnos sin coste alguno para el Gobierno regional. Es para tenerse en cuenta, pero para algunos de la clase política parece que no. Nos preocupa el trato injusto por parte del Gobierno del PP, con la paralización de las obras de ampliación. ¿Nos merecemos esto siendo la primera empresa en Murcia? ¡Qué locura es esta!», clamó el presidente de la Universidad Católica después de una eucaristía oficiada por el obispo de la Diócesis de Cartagena, José Manuel Lorca Planes, en el Monasterio de Los Jerónimos.

La eutanasia, el aborto, el diagnóstico prenatal e incluso la educación efectivo sexual han sido también objeto de las críticas de Mendoza, quien insistió en que «todos los los ciudadanos que votan a los partidos que promueven esas leyes son cómplices del mal».