Fuerzas del Ejército Popular de Liberación Saharaui. Foto: SPS

Según informa Sahara Press Service (SPS): "Se reporta un intenso intercambio de disparos. En una flagrante violación del alto el fuego firmado en 1991, las fuerzas de ocupación marroquíes abrieron este viernes, tres nuevas brechas en el muro marroquí de la vergüenza militar para atacar a las y los manifestantes saharauis que protestan de forma pacífica en Guerguerat".

Las fuerzas del Frente Polisario han intervenido para proteger a las y los ciudadanos saharauis que se encuentran desde hace tres semanas en Guerguerat para protestar contra la inacción de la ONU y la misión especial para el referéndum del Sahara Occidental (MINURSO). "Las fuerzas del Ejército Popular de Liberación saharaui respondieron como es debido al ataque", añade SPS.

En comunicado difundido este viernes, el Frente Polisario afirma que "un grupo de matones marroquíes vestidos de civiles atacó a los civiles saharauis que protestaban pacíficamente frente a la laguna ilegal de Guerguerat", y que el Ejército marroquí "traspasó el muro en un cobarde intento para cercar la región". El Polisario señala que "despreciable acto" fue "confrontado por nuestro Ejército Popular de Liberación" y ha advertido que "comenzó la gran batalla y con ella la Gran Guerra de liberación de todo el pueblo".

El lunes, el Frente Polisario ya denunció el envío de fuerzas de Marruecos a la zona del paso de Guerguerat y avisó de que respondería "con firmeza" a cualquier agresión. "Se considerará una agresión flagrante la entrada de cualquier elemento militar, de seguridad o civil marroquí en la zona de Guergarat o en la denominada franja de separación. Lo que también significará el fin del acuerdo de alto el fuego", apuntaba en otro comunicado.

El Frente Polisario y el Gobierno de la República Árabe Saharaui Democrática (RASD) responsabilizan "plenamente" al Reino de Marruecos de "todas las peligrosas consecuencias de este ataque sobre la seguridad y estabilidad de la región", y "el futuro del Acuerdo de Paz que se ha estancado durante años debido al incumplimiento del referéndum de autodeterminación", que "es el único pacto y acuerdo firmado entre las partes bajo la doble supervisión de Naciones Unidas y la Unión Africana".

En una carta remitida al secretario general de la ONU, António Guterres, y a la presidenta de turno del Consejo de Seguridad, el máximo responsable del Frente Polisario y presidente de la RASD, Brahim Ghali, les informa del "ataque brutal" por parte de Marruecos, "un acto de agresión y una flagrante violación del alto el fuego", y pide que Naciones Unidas y el Consejo de Seguridad condenen "en los términos más enérgicos posibles".

Según Gali, la "acción militar" marroquí se ha producido pocas horas antes de un contacto previsto para este viernes entre el Polisario y Guterres, lo que demuestra que se trata de "un acto de agresión premeditado por parte del estado ocupante para abortar los esfuerzos de la ONU" para rebajar las tensiones. "Marruecos ha socavado seriamente no sólo el alto el fuego y los acuerdos militares relacionados, sino también cualquier oportunidad para una solución pacífica y duradera al problema de la descolonización en el Sáhara Occidental", añade la carta

Por su parte, el Estado Mayor de las Fuerzas Armadas de Rabat ha justificado en un comunicado que la operación "no es ofensiva ni tiene intención bélica". Argumentan, que "tras el bloqueo efectuado por unas sesenta personas y, dada la limitación que ha supuesto para la circulación a través de este paso (considerado ilegal por el Polisario), se ha establecido un cordón de seguridad".

Esta misma semana, colectivos aragoneses mostraron su apoyo al pueblo saharaui que mantiene la protesta en Guerguerat y denunciaron el uso ilegal por parte de Marruecos. También pidieron a la ONU que se cumplan los acuerdos para la celebración de un referéndum de autodeterminación, paralizado desde 1991 por Rabat ante la pasividad de la comunidad internacional.