Internacional

Sahara Occidental

Agencias | Redacción

Según el Gobierno, las Fuerzas Armadas han establecido un "cordón de seguridad" para garantizar la circulación. El Polisario anuncia que ha comenzado a "responder" a esta "agresión directa".

Escuchar la página

El Ejército marroquí ha asegurado hoy que ha acordonado por completo el paso de Guerguerat entre el sur del Sáhara Occidental y Mauritania, que hoy ha sido desalojado por manifestantes saharauis del Frente Polisario.

Las Fuerzas Armadas Reales (FAR) han emitido un comunicado, el segundo del día, en el que han relatado cómo se ha producido el desalojo: según su versión, "la milicia del Polisario abrió fuego sobre las FAR, que respondieron y obligaron a los milicianos a huir, sin que haya que lamentar daños humanos".

Antes de marcharse -según este comunicado- los militantes del Polisario "han incendiado voluntariamente el campamento de tiendas que habían montado", para a continuación huir en todoterrenos hacia el este".

"El paso de Guerguerat está ahora totalmente asegurado mediante un cordón de seguridad que garantiza el flujo de bienes y personas entre los dos puestos fronterizos", en referencia a la aduana marroquí y la frontera de Mauritania, distante cinco kilómetros.

La nota de las Fuerzas Armadas ha llegado acompañada de otra del Ministerio de Asuntos Exteriores en la que el Gobierno ha acusado al Polisario de llevar a cabo "provocaciones graves e inaceptables" que justifican que las autoridades marroquíes hayan decidido actuar "con respeto a sus atribuciones" y "en perfecta conformidad con la legalidad internacional".

El Gobierno, que no ha aludido a la operación militar, ha alegado que no le queda "otra opción que asumir sus responsabilidades" para garantizar la libre circulación en Guerguerat y poner fin a los bloqueos, y ha advertido de que el Polisario será quien asuma "toda la responsabilidades y las consecuencias" de lo que pueda ocurrir.

Según Rabat, este bloqueo, así como el "hostigamiento" a miembros de la misión de paz de la ONU (MINURSO), constituyen "verdaderos actos premeditados de desestabilización que alteran el estatus de la zona, violan los acuerdos militares y representan una amenaza real para el mantenimiento del alto el fuego".

"Legítima defensa" del Frente Polisario

El Frente Polisario, que controla la República Árabe Saharaui Democrática (RASD), ya denunció el lunes el envío de fuerzas de Marruecos, anticipando el inicio de "una nueva guerra total en la región", y este viernes ha alertado de que la nueva operación representa una violación "deliberada" del alto el fuego.

En este sentido, considera que el envío de tropas a través de tres rutas al este del paso de Guerguerat para reprimir a civiles que "se manifestaban pacíficamente" constituye "una agresión directa contra el pueblo saharaui", que se sitúa a partir de ahora "en la posición de legítima defensa de la soberanía e integridad territorial de la RASD".

"El Ejército Popular de Liberación Saharaui ha comenzado a responder con la firmeza requerida a este incumplimiento y a la marcha hostil marroquí", ha informado el Polisario.

Las autoridades de la RASD han devuelto el aviso a Rabat y han responsabilizado "plenamente" al Gobierno marroquí "de todas las peligrosas consecuencias de este ataque sobre la seguridad y estabilidad de la región".