Foto: Alan Monzón

Los choferes nucleados en UTA expresaron su descontento ante la forma que perciben sus salarios, en cuotas y terminando de percibirlo muy entrado el mes siguiente. Lo plantearon el último martes en la Comisión de seguimiento de la emergencia del transporte público. En este ámbito exigieron un cambio inmediato en la forma de recibir sus remuneraciones.

A esta irregularidad en el cobro de haberes se suma que aún no se ha llegado a un acuerdo paritario para las y los choferes rosarinos. La inflación del 2020 fue del 36,1% según el INDEC, y la inflación promedio de enero de este año alcanzó el 4%, pero para los trabajadores y trabajadoras del transporte de pasajeros aún no hubo una recomposición salarial acorde.

Te puede interesar: Se aceleran los precios: la inflación de 2020 fue del 36,1 %

El problema en el sistema de transporte público de pasajeros de Rosario no es nuevo, se viene arrastrando desde el 2020. Ese año sumó 80 días de paro de colectivos debido al incumplimiento salarial de las empresas, que registraron atrasos de más de un mes en el pago.

El municipio rosarino, con el intendente Javkin y los superpoderes que le fueron otorgados por el Concejo en materia de transporte, encontraron una salida a esta situación llevando adelante una "readecuación" del transporte. Esto no fue más que un ajuste en detrimento de los usuariosy choferes, ya que sacó líneas de circulación y disminuyó la cantidad de coches en la calle, con la promesa incumplida de mejorar las frecuencias.

Este ajuste, realizado en pos de la tan mentada "sostenibilidad" del transporte público, demostró que lo que verdaderamente busca sostener es la ganancias de los empresarios del transporte. Las empresas del sector deberían rendir cuentas a la sociedad de lo que hacen con los subsidios que reciben y el ahorro que les significó todo este ajuste.

Saturación de pasajeros

El secretario general de la UTA Rosario, Sergio Copello, también destacó que viene habiendo saturación de pasajeros dentro de los colectivos en determinadas franjas horarias. Y advirtió que con el comienzo de las clases la situación empeorará: "En determinados horarios hay sobresaturación. Hay líneas que las tienen al mediodía y otras a la tarde. Esto se verá potenciado con el inicio de las clases. Así, con la cantidad de unidades y con las frecuencias reducidas que hay, las clases serán un detonante de coches saturados de pasajeros".