El representante Luis Raúl Torres refirió hoy, jueves, al presidente de la Junta de Gobierno de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE), Ralph Kreil, al Departamento de Justicia, la Oficina del Contralor y la Oficina de Ética Gubernamental (OEG) por un supuesto conflicto de intereses al firmar una certificación de una instalación eléctrica para una residencia en una urbanización de San Juan.

Según Torres, con sus acciones, Kreil habría violado la ley orgánica de la AEE, la Ley de Ética Gubernamental y el Código Anticorrupción para el Nuevo Puerto Rico. También, habría faltado al Código de Ética de la Junta de Gobierno la AEE, entre otras disposiciones estatutarias y reglamentarias.

De inmediato, Kreil –mediante una declaración escrita– rechazó las alegaciones, e indicó que, como presidente de la Junta de Gobierno de la AEE, no es empleado de la corporación pública, por lo que puede ejercer su práctica privada como ingeniero.

En una conferencia de prensa virtual, Torres indicó que, tan pronto circuló ayer, miércoles, por redes sociales la información sobre el presunto conflicto de intereses de Kreil, ordenó a sus asesores legales que hicieran una evaluación, cuyos resultados compartió hoy. Dichos resultados son los que enviará, como referidos, al secretario de Justicia, Domingo Emanuelli, la contralora Yesmín Valdivieso y el director ejecutivo de la OEG, Luis Pérez Vargas.

“La realidad es que, desde nuestro análisis legal y jurídico, entendemos que el ingeniero Kreil ha violado el Código de Ética y varias leyes que aplican en este caso y, por eso, lo estamos refiriendo a estas tres agencias”, dijo el representante del Partido Popular Democrático (PPD) a preguntas de El Nuevo Día.

“También, le estamos solicitando al gobernador (Pedro Pierluisi) que intervenga y evalúe esta situación. De entender como nosotros la interpretación, que le pida la renuncia al ingeniero Kreil o, en su ausencia, que le solicite a la Junta de Gobierno que lo destituya de la presidencia y lo remueva”, agregó.

La certificación de instalación eléctrica firmada por Kreil tiene fecha del pasado lunes, 12 de abril, y está dirigida a Rolando Ávila, residente de la urbanización Sagrado Corazón en Cupey, San Juan.

Torres indicó que a su oficina legislativa llegó información de que esta no sería la primera certificación de este tipo que firma Kreil, y de que entre el ingeniero y Ávila habría “una relación de compadrazgo”. “Todavía no lo sabemos, pero se lo preguntaremos”, declaró.

De acuerdo con el representante, las leyes y reglamentos que Kreil habría violado estipulan que, como presidente de la Junta de Gobierno de la AEE, debe evitar los conflictos de intereses e, incluso, su apariencia. En este caso, el conflicto de intereses estribaría en que el ingeniero habría utilizado su puesto para obtener beneficio económico, pues las personas pagan por la certificación de instalación eléctrica.

“El ingeniero Kreil no será empleado de la Autoridad en la definición legal del término, pero sí es un funcionario y, por lo tanto, no debió emitir la certificación aquí discutida, pues es un acto que representa, al menos, una apariencia de conflicto de intereses. Ha sido un error de juicio de su parte”, aseveró.

Kreil rechaza las alegaciones

Por otro lado, en su declaración escrita, Kreil recalcó que “los miembros de la Junta de Gobierno no son empleados de la Autoridad ni devengan un salario por las funciones que realizan”. “Es por ello que no están impedidos de ejercer la práctica privada de su profesión”, dijo.

Sostuvo que el Reglamento de Certificaciones Eléctricas de la AEE (Reglamento 7817 del 25 de febrero de 2010) es el que impone una restricción a los peritos o ingenieros que sean empleados de la corporación pública. Específicamente, el reglamento dispone: “Peritos o ingenieros, empleados de la AEE, no pueden presentar planos ni certificaciones eléctricas de trabajos privados a la Autoridad.”

Según Kreil, dicha disposición tiene como propósito evitar que, en algún momento, estos empleados tengan que pasar juicio y aprobar trabajos que hayan realizado en su práctica privada.

Sobre la certificación para Ávila, indicó que “corresponde a un proyecto que la corporación de la que forma parte contrajo en el 2001, que se realizó por etapas y que, cumpliendo con la responsabilidad profesional de completarlo, se certificó y estuvo sujeta a los procedimientos rutinarios, en cumplimiento con los reglamentos y leyes vigentes”.

Kreil puntualizó que, “ni en el pasado, ni en el presente”, ha llevado a cabo funciones, “ni directa o indirectamente”, que puedan constituir una violación a las disposiciones legales y reglamentarias vigentes en Puerto Rico.

La Utier hizo la primera advertencia

Fue el presidente de la Unión de Trabajadores de la Industria Eléctrica y Riego (Utier), Ángel Figueroa Jaramillo, quien alertó, en primera instancia, sobre el presunto conflicto de intereses de Kreil.

A través de su cuenta en Twitter, Figueroa Jaramillo publicó ayer, miércoles, copia de la certificación de instalación eléctrica firmada por Kreil para Ávila, a quien identificó como “posible contratista” de la AEE.

Buenos días
Claro conflicto que tiene el Presidente de la Junta de Gobierno de AEE, el que aprobó el contrato de Luma en 43 minutos certificando trabajos en la AEE. El cliente posible contratista de la AEE 🤔. Y que junto al Director Ejecutivo el Gobernador dejo en su puesto pic.twitter.com/PiKEgGtZoc

— Angel Figueroa Jaramillo (@jaramilloutier) April 14, 2021

Luego, en otro tuit, el líder sindical incluyó las disposiciones de la ley orgánica de la AEE y la Ley de Ética Gubernamental que Kreil presuntamente habría violado.

Para Figueroa Jaramillo, las acciones de Kreil representan un “claro conflicto”, por lo que reclamó atención y acción por parte del gobernador y demás agencias concernidas.