Durante las primeras semanas que Joe Biden va a estar en el cargo de Presidente de los EEUU tiene la labor de reducir o mitigar los efectos sociales causados por la presidencia de Trump y por el COVID, y también intentar la recuperar la economía de Estados Unidos.

La llegado de Biden a la Casa Blanca viene con un plan de 1,9 billones de dólares estadounidenses para estimular la economía de Estados Unidos. Estos estímulos se van hacer directamente en pagos directos a familias, apoyar a las pequeñas empresas y la creación de fondos para la vacunación masiva de los ciudadanos.

El plan de Biden con estímulos de 1,9 billones de dólares

Desde el año pasado, Biden ha puesto como objetivo principal establecer un plan de alivio económico a aquellos colectivos que se han visto más afectados por la pandemia del coronavirus.

El estímulo económico que tiene pensado aplicar es de 1,9 billones de dólares estadounidense que incorpora 1 billón de dólares para el pago directo a las familias más afectadas de 1.400 dólares estadounidenses.

Este plan también tiene pensado dedicar 440 mil millones de dólares estadounidenses en apoyar a las pequeñas empresas más afectadas por los efectos negativos a nivel económico. También se contempla en este plan un aumento de los beneficios por desempleo que reciben los ciudadanos.

Subir el salario mínimo e intentar subir los impuestos a los más ricos

En el plan de estímulos De Biden para la economía pretende implantar un salario mínimo de 15 dólares estadounidenses por hora. Pretendiendo que las grandes empresas de Estados Unidos afronten un aumento de inversor para sus empleados.

Biden ha comentado en muchos momentos que quiere presionar a las familias más ricas de Estados Unidos a través del aumento de impuestos y cambiar, en parte, los recortes de impuestos que ha realizado la administración Trump a las empresas.

Pero no está claro todavía si Biden lo podrá hacer en un corto plazo, ya que para lograr esto, debe tener un apoyo demócrata pero también debe conseguir apoyos entre las filas republicanas.

Biden quiere apostar por la inversión en infraestructuras de bajo impacto para el clima

Biden se ha comprometido firmemente en impulsar la economía de Estados Unidos con diferentes inversiones en infraestructuras por todo los estados, poniendo énfasis en aquellos proyecto de bajo impacto para el clima, como sería implementar más la compra de coches eléctricos poniendo estaciones de carga.

Lo que quiere hacer Biden no es nada barato, pero lo que pretende es mejorar el clima y la economía verde entre uno de los países más contaminantes del planeta. Estas inversiones van a ayudar a incrementar considerablemente la deuda de Estados Unidos.

Si Biden convence a las empresas de esta idea puede ser más fácil unir a los conservadores y a los liberales dentro del Congreso de los Estados Unidos, y así poder obtener la financiación necesaria para realizar las obras públicas.

Debemos considerar que el paro en enero de Estados Unidos se ha situado en 1,15 millones de desempleados, la cifra es mucho más alta que se registro en julio del año pasado, y no se prevé que recupere las tasas previas al pandemia del coronavirus hasta el 2023.

Biden ha dejado más que clara sus intenciones de crear más de 10 millones de empleos verdes, con la idea de aprovechar la reformulación del tejido económico de Estados Unidos, con una clara apuesta por las energía renovables.

Aunque Biden no se aleja de la tendencia autárquica que haya llevado durante 4 años la administración Trump. La industria manufacturera, va a tener un papel principal dentro de su agenda.

Biden debe luchar por los apoyos necesarios para que su plan de estímulos salga adelante

El plan de estímulos de Biden denota una potenciación en Estados Unidos de mayor justicia social para sus ciudadanos, no solo por intentar aumentar el salario mínimo, sino que se ha decidido prorrogar los bonos de comida durante todo este año, también por la protección de los inquilinos que están en procesos de desahucios y la ampliación de la moratoria hasta septiembre de este año.

Este ambicioso plan que quiere implantar Biden se considera entre sus filas que son demasiadas y se quieren hacer demasiado rápido, y su implantación definitiva va a depender de la salida que tenga dentro de la tramitación legislativa.

Por tanto, Biden se va a ver limitado por las mayorías reducidas de la Cámara Legislativa de Estados Unido y deberá luchar hasta el último voto para que salgan adelante todas las medidas de su plan de estímulos para aumentar el crecimiento económico y disminuir el déficit público.

En El Blog Salmón | Los retos de Biden después de las elecciones

Imagen | Flickr