Un policía identificado como César Rivas, de 41 años, fue acribillado la mañana de este viernes 13 en El Fortín, en el noroeste de Guayaquil. El crimen ocurrió a las 10:00 frente a decenas de personas que transitaban por la vía.

El hoy occiso estaba de vacaciones y vestía de civil cuando lo balearon. Fue atacado mientras caminaba por un portal, minutos después de dejar su vehículo en un taller mecánico de la zona.

Según los primeros reportes, le dispararon desde un auto plomo sin placas. El vehículo huyó a toda velocidad entre las tricimotos que circulaban por el sector, contaron algunos testigos.

En la escena, agentes de Criminalística levantaron trece indicios balísticos.

“Una de las balas impactó al policía en el área occipital (cabeza) y otras en el pecho. El cuerpo fue llevado hasta el Laboratorio de Ciencias Forenses, ahí se hará la autopsia y se determinará cuántos impactos tiene”, mencionó el mayor Eduardo Pesántez, de la Unidad de Muertes Violentas (Dinased).

Él reveló que la víctima trabajaba en el área preventiva del cantón Durán y que estaba domiciliada en Daule.
Dos horas después, un hombre se accidentó en el intercambiador de tráfico que divide las rutas a Daule y Samborondón, a la altura de la urbanización Matices.

Ahí, según los primeros bomberos que llegaron a auxiliar al conductor, este habría sido atacado por supuestos sicarios y trató de huir.

En un tuit informaron que presentaba una herida de bala y que habría perdido el control del carro hasta estrellarse contra el parterre.

El herido fue atendido por paramédicos y llevado hasta un hospital, mientras que el carro fue trasladado al Centro de Retención Vehicular.

Hasta ayer, 324 muertes violentas se habían registrado en la Zona 8 (Guayaquil, Durán y Samborondón), son 85 casos más que el año pasado.

El general César Zapata, comandante de Policía de la Zona 8, reveló que el 25 % de los crímenes se dieron en el distrito sur (Guasmo), 62 casos; el 20 % en Durán, 45 casos; el 18 % en el distrito Esteros (Esteros e isla Trinitaria), 43 casos; y en Portete, 37.

El comandante admite que estas muertes son principalmente por microtráfico y lucha por territorio, y sostuvo que los gendarmes trabajan para dar con los responsables en cada uno de los casos.

Detalló que en el transcurso de la semana se desarticularon varias bandas y que se detuvo a sospechosos de estos crímenes.

Por ejemplo, se detuvo en flagrancia a tres hombres que iban en un taxi y que supuestamente acababan de matar en Los Esteros a un hombre en una peluquería.

Zapata contó que a pocas cuadras estaban los policías en un operativo y que escucharon las detonaciones.

En Durán también hubo una captura. En medio de un operativo se detuvo a un hombre que era buscado por asesinatos en ese cantón y en el sur de Guayaquil. (I)