El anuncio de Salut aplazando hasta el 23 de noviembre de la apertura de restaurantes y bares en Catalunya ha indignado al sector de la restauración. “La Generalitat continúa haciendo oídos sordos a su situación de asfixia tras treinta días de cierre”, ha criticado el Gremi de Restauració de Barcelona en un comunicado.

Los restauradores han querido mostrar las dramáticas consecuencias de esta extensión del cierre mediante la difusión en redes sociales de un vídeo en el que ejemplifica el impacto económico de esta decisión.

Inspirado en los míticos juego de arcade, el vídeo de menos de dos minutos presenta como objetivo “contener la pandemia y, al mismo tiempo, evitar que se hunda la restauración”. Entre los personajes, se encuentran responsables políticos de la Generalitat y del Gobierno, desde Pedro Sánchez y Salvador Illa hasta Alba Vergés y Pere Aragonés, quienes a pesar de sus esfuerzos, fracasan en la misión encomendada. Game over.

El gremio reclama la reapertura de los bares y restaurantes y pide llegar a un consenso para realizar una desescalada con “condiciones dignas”

El vídeo explica que, al no tener en cuenta las consecuencias económicas, el segundo cierre ha llevado a los restauradores a la quiebra: “sin economía no hay salud”, sentencia el gremio. Con esta denuncia, reclama la reapertura de la restauración y pide llegar a un consenso para realizar una desescalada con “condiciones dignas”.

Roger Pallarols, director del Gremi, ha recordado que la crisis es doble, sanitaria y económica, y que las autoridades deben tener en cuenta a las empresas. “Las administraciones deben ocuparse de ambos frentes. Si no prestamos atención a las necesidades del tejido empresarial, cuando pase la pandemia nos encontraremos un país arruinado”, agrega. El presidente del gremio indica además que, en lo económico, la gestión de la Generalitat “es un game over, un epic fail” pues “no atienden a razones”.