Una enfermera brasileña llenó de agua tibia unos guantes de látex y los enlazó a las manos de un paciente aislado de Covid. Tan sencillo como eficaz, la enfermera logró su objetivo: solucionar los problemas a la hora de medir correctamente los niveles de oxígeno del paciente. Pero, además, consiguió que el enfermo sintiera algo muy similar a una caricia.

El aislamiento agrava el sufrimiento de los enfermos de Covid, de modo que los gestos encaminados a paliar esa situación tienen un inmenso valor humanitario. Muestra de ello es el fuerte impacto que ha tenido la iniciativa de la enfermera brasileña, que ha sido bautizada como "manos de Dios": Unos guantes de látex llenos de agua tibia para transmitir algo de calor a los enfermos.

El gesto de la enfermera se ha hecho viral en las redes sociales y ha recibido alabanzas en el seno de la ONU. La sanitaria explicó cómo procedió a la CNN Brasil para tratar de ayudar a sus pacientes de covid-19.

No words can express my admiration for #healthworkers on the frontlines in this pandemic and the incredible ways they are finding to comfort their patients. There’s so much we must learn from you and do to assist and protect you! #SupportHealthCareWorkers https://t.co/oyP5hqwXQ1

— Tedros Adhanom Ghebreyesus (@DrTedros) April 9, 2021