La III edición del proyecto de la Confederación Empresarial Navarra (CEN) para el desarrollo de micropymes ha contado con seis participantes, por lo que son ya 34 las empresas que han participado en esta iniciativa desde su puesta en marcha.

Se trata de un programa financiado por el Servicio Navarro de Empleo crear puestos de trabajo a través de la consolidación de pequeñas empresas y de favorecer su crecimiento, mejorando para ello las competencias de sus equipos directivos.

Los empresarios Gabriel Berasategui (Ornitolan), Antonio Ariz (Beripan), Pablo Martínez (i3Code), Gabriel Viscarret (Dateando), Alejandro Díaz (i3i Ingeniería Avanzada) y Lucas Irisarri (Zentral Café Teatro) han sido los protagonistas de esta edición.

Procedentes de sectores diversos como el alimentario, las TIC, el medio ambiente, la ingeniería y la hostelería, los participantes han calificado el proyecto de “muy positivo” y animado a otras empresas a sumarse en próximas ediciones por los “resultados obtenidos”.

En el encuentro se puso de manifiesto que las empresas más pequeñas necesitan de un mayor apoyo en gestión empresarial para consolidarse, crecer y generar empleo, rzázón por la que la CEN, en colaboración con distintos expertos, les acompaña y forma en áreas fundamentales para su desarrollo.

En este sentido el secretario general de la CEN, Carlos Fernández Valdivielso, destacó la “apuesta" de l entidad por ayudarles a mejorar "con proyectos que funcionan, tienen resultados y son altamente demandados por el empresariado navarro”.
En la misma línea la directora gerente del SNE, Miriam Martón, subrayó que "si las empresas funcionan bien, las empresas van a generar empleo”.

A lo largo del proyecto, que se inició en el mes de junio, los participantes han desarrollado sus competencias profesionales en dos de las cuatro grandes áreas de especialización: administración y finanzas; organización y personas; comercio y marketing dirigido a ventas, y estrategia digital.

Para establecer las áreas de intervención se realizó una primera dinámica con todos los profesionales y, a partir de ahí, a través de un diagnóstico individualizado por área, se seleccionaron las dos materias a trabajar y, en cada uno de estos ámbitos, los empresarios contaron con un experto que los acompañó en el desarrollo de aquellas competencias en las que requerían mayor atención.