Diego Pablo Simeone, junto su familia y la Fundación Atlético de Madrid, han dado comienzo en el día de hoy a la séptima edición de la campaña 'Contra el hambre lo damos todo', la cual cuenta con la colaboración de Cruz Roja Española y se extenderá hasta próximo viernes, 30 de abril. Una acción solidaria, que busca conseguir el máximo posible de alimentos y fondos para cubrir las demandas habituales atendidas por los Bancos de Alimentos y donde este año se hace más necesario que nunca por las dificultes sociales que se han amplificado por la pandemia de la COVID-19.

Natalia Simeone, hermana y agente del Cholo, atiende a AS para contar el proyecto y animar a la afición atlética a ser partícipes. “La campaña la iniciamos en el año 2015. Un día, hablando con Diego, nos surgió la necesidad de devolverle a España todo el cariño y la acogida que había recibido Diego en todos los años que había estado aquí y nos pareció que hacer una acción solidaria era lo correcto. Y se nos ocurrió ‘Contra el hambre lo damos todo’. La dinámica de la acción era montar con los chicos de la Cruz Roja una tienda en día de partido (primero en el Vicente Calderón y desde 2018 en el Wanda Metropolitano) y convocábamos a la gente, que acercaba alimentos no perecederos (leche entera, cacao, azúcar, aceite, conservas, arroz, harina, sal, pasta, legumbres y alimentación infantil)” explica Natalia.

Un acto que concentraba a la afición rojiblanca a las puertas del estadio y que estaba marcado por el buen ambiente y las ganas de colaborar. “La verdad es que se generaba siempre una comunión muy linda. Diego no podría estar presente, pero sí estábamos parte de la familia, Carla (Pereyra), yo… esperando a todos los atléticos que escuchaban la acción y querían acercarnos algún alimento no perecedero. Todos los años fue de esta forma a excepción del pasado, que hicimos una edición especial al mes de estar confinados y viramos la donación hacia elementos sanitarios, ya que, si bien el hambre estaba golpeando fuerte como hoy en día, era mucho más urgente el tema de material sanitario”.

Algo que no se podrá hacer esta temporada por las restricciones sanitarias derivadas del coronavirus, que todavía mantienen las gradas del estadio vacío, pero que se llevará a cabo a través de las peñas del Atlético. “Y este año otra vez nos encontramos que no podemos estar cerca, no se puede montar nada en ningún lado por las limitaciones de la COVID-19, pero sí podemos estar unidos. Le dimos una vuelta más y pedimos a la Unión de Peñas que nos abra sus puertas y hay 161 localizaciones de las peñas del Atlético de Madrid (situadas en Madrid, Castilla y León, Castilla-La Mancha y Extremadura) que nos van a hacer las veces de carpa. Elegimos estas localizaciones, hay que aclararlo, por una cuestión de logística que nos indicó la Cruz Roja. Sé que son muchísimas más las peñas del Atlético, pero ellos nos indicaron donde tienen que ser los puntos de recogida. Empezamos hoy, 23 de abril y es hasta el 30 de abril incluido. Aquellos que no les quede un local de peñas cerca lo pueden hacer a través de la página web (fundacionatleticodemadrid.com/lodamostodo)” afirma Natalia Simeone.

Una medida que fue ganando fuerza con el paso de los años y que siempre mira hacia arriba. “Estamos esperando superarnos, porque cada año hemos podido dar un pasito más. El primer año recogimos 10 toneladas (en 2015), el siguiente 16 toneladas, en 2017 fueron 18, en 2018 llegamos a 20 y en la última edición 30 toneladas. Así que estamos muy contentos y esperamos que este formato obtenga resultado, porque por desgracia las colas del hambre, de gente pidiendo comida es algo terrible y será buenísimo poder ayudar un poquito desde un lugar que nos toca”.

La campaña 'Contra el hambre lo damos todo' se enfrenta a su año de mayor dificultad para la recogida, pero también de mayor necesidad por la situación actual. “Nosotros teníamos la inquietud de hacerla, no podíamos pasar la oportunidad de este año sin dejar de hacerla y les pedimos a la Cruz Roja que nos indicasen como hacerlo seguro y con utilidad. Pensando y pensando se les ocurrió a los chicos de la Fundación el tirar de la afición, que en vez de alentar en el estadio nos abran las puertas y sean ellos nuestro Wanda Metropolitano. Los chicos de las peñas se mostraron súper partícipes y tengo un gran recuerdo de todos los años que hacíamos la tienda al costado del estadio. Llegaban las peñas, por ejemplo la de Morata de Tajuña, súper ruidosos, cantando, felices y bajando cajas y cajas con una ilusión enorme. Lo mismo cuando veías venir a una persona mayor con su bolsita y su bastón que tal vez era lo único que tenía para dar e igual daba. Es muy ilusionante y como todos los años vamos a intentar poner lo mejor contra nuestro enemigo más duro que es el hambre”, sentencia Natalia Simeone.