El cinturón de castidad que supuestamente usaban los caballeros en la Edad Media para mantener la castidad de sus esposas en su ausencia era, en realidad, un fetiche ideado en el siglo XIX. Menos conocido, pero tristemente real, fue la “brida del regaño”, una suerte de jaula metálica que se empleó en Inglaterra para impedir hablar a “las mujeres chismosas, desobedientes y charlatanas”, pues se creía que estos comportamientos era producto de algo diabólico, buscando como objetivo controlar y evitar que hablaran demasiado entre ellas.

| etiquetas: brida de castigo , mujeres , “desobedientes y chismosas” , tortura , bozal