Más malas noticias para Jaume Roures. La Sección 7 de la Audiencia de Barcelona ha archivado la denuncia que el presidente del Grupo Mediapro y la misma productora habían presentado por presunto espionaje contra el que fuese presidente del Barcelona Sandro Rosell.

La Audiencia de Barcelona ha desestimado el recurso de apelación que habían presentado Roures y Mediapro contra la decisión del Juzgado de Instrucción de archivar la investigación sobre el club y Rosell, además de quien fuera director general de Barça Licensing & Merchandising Joan Carles Raventós, entre otros responsables del club, y del ex director de Tecnologías de la Información de Mediapro.

El tribunal considera que no hay indicios suficientes para avalar el presunto espionaje que, según la denuncia de Roures, fue «inducido, instigado o ayudado» por Rosell y el Barça.

En 2016, Mediapro presentó la denuncia contra Rosell y el Barça por un presunto delito continuado de revelación de secreto empresarial, contra la intimidad de Jaume Roures y continuado de hurto agravado.

La denuncia hacía referencia a hechos supuestamente ocurridos entre 2009 y octubre de 2011, y el grupo audiovisual afirmó que una ex empleada de la empresa accedió «de forma deliberada y sistemática» a los correos electrónicos de Roures, y supuestamente los reenviaba a Rosell.