26/02/2021 - 11:40 Actualizado: 26/02/2021 - 11:43

El bufete que representa al rey emérito ha hecho público este viernes un comunicado en el que indica que el rey Juan Carlos ha dado instrucciones para que se comunique que ha procedido a presentar ante las Autoridades Tributarias competentes, una declaración sin requerimiento previo de clase alguna, de la que ha resultado una deuda tributaria, ya satisfecha, por importe de 4.395.901,96 euros incluyendo intereses de demora y recargos. "La presentación de las autoliquidaciones complementarias se corresponde con las rentas derivadas de la asunción, por la Fundación Zagatka, de determinados gastos por viajes y servicios realizados por S.M. de lo que podrían derivar determinadas obligaciones tributarias que han quedado regularizadas", añade

Como reveló este diario, la entidad administrada por Álvaro de Orleans gastó entre 2009 y 2018 hasta ocho millones de euros en aviones chárter del monarca. Con este movimiento, el Rey emérito intenta cerrar la puerta a una nueva causa penal. Es la segunda regularización que efectúa con ese objetivo. El pasado diciembre, depositó en Hacienda otros 678.393 euros por el caso de las transferencias irregulares del industrial mexicano Allen Sanginés-Krause.

Por la Fundación Zagatka pasaron decenas de millones de euros. En agosto de 2018, aún controlaba activos por importe de 7,9 millones de euros. Entre sus principales fuentes de ingresos, destacan cinco transferencias por un importe total de 6,5 millones. Aunque la entidad habría sido empleada para costear todo tipo de gastos del monarca, el destino más frecuente del dinero era el pago de vuelos privados. La primera empresa de alquiler de aviones que aparece en los apuntes contables de Zagatka es la británica Netjets UK Ltd. El 15 de mayo de 2009, fue cargado un cheque de 189.026 euros en una de las ocho cuentas que la fundación tenía abiertas en ese momento en Credit Suisse. Los pagos se prolongaron hasta hace dos años, abarcando un periodo en el que Juan Carlos I ya no estaba amparado por su inviolabilidad. En enero de 2018, desde Zagatka se abonaron vuelos a la República Dominicana y las Bahamas.

La última contratación de la que hay constancia ocurrió en mayo de 2018, casi cuatro años después de que Juan Carlos I renunciara a la corona y, por tanto, perdiera su condición de inviolable. El día 16 de ese mes, según las facturas a las que ha tenido acceso El Confidencial, partió de Torrejón hacia el aeropuerto internacional Windsor Locks Bradley, en el estado de Connecticut, en la costa este de Estados Unidos. Volvió cuatro días después, sin que haya el más mínimo dato sobre las razones de esa estancia. La factura supuso otro cargo de 358.000 euros en las cuentas de Zagatka.