Un escaso putt de metro para birdie en el hoyo 13 y colarse en el liderato es lo que le restaba a Jon Rahm en el Augusta National cuando los árbitros hacían sonar la sirena este viernes anunciando la suspensión de la segunda jornada del Masters por falta de luz. El vasco se fue a dormir con -8, a un golpe de los cuatro líderes, que ya habían entregado sus tarjetas: Dustin Johnson, Justin Thomas, Cameron Smith y Abraham Ancer.

La lluvia caída el jueves ha retrasado todas las agendas del torneo, cuyos organizadores no podrán establecer el corte hasta este sábado a primera hora de la tarde (en España), una vez todos los golfistas hayan podido concluir su segunda vuelta. De momento, el par es el resultado que apunta como posible frontera para luchar por una chaqueta verde o hacer las maletas.

Masters con retraso

El corte se establecerá este sábado, una vez finalicen la segunda jornada todos los golfistas

Rahm, que sigue a la caza y captura de su primer torneo del Grand Slam, volvió a brillar con luz propia en las vacías calles del mítico campo de Augusta. Acabado el hoyo 12 había firmado cinco birdies y ningún bogey. Una situación envidiable que podría mejorar nada más levantarse, ya que el primer golpe que afrontará este sábado será un corto putt para birdie en el hoyo 13 que decidió no tirar –aunque podría haberlo hecho– cuando sonó la bocina.

La segunda jornada en Augusta sirvió para que los grandes nombres tomaran posiciones. Al margen de los líderes, nombres como los de Brooks Koepka, Justin Rose, Tommy Fleetwood o Patrick Reed se situaron a pocos golpes de la cabeza. Incluso Rory McIlroy, que había iniciado la semana de lo más errático, entrará el fin de semana con opciones gracias a su excepcional tarjeta de 66 golpes en la segunda jornada.

Con casi ocho hoyos por jugar, el que no hizo movimientos fue Tiger Woods. Cumplió en los dos pares 5 de la primera vuelta con sendos birdies pero dos bogeys le dejan, de momento, al par en la segunda jornada. El vigente campeón decidió irse a casa con la bola en rough en el hoyo 11 y este sábado reanudará el juego afrontando uno de los golpes más difíciles del campo.