Las enfermeras y trabajadores de la salud no tienen respiro. A la lucha por el reconocimiento de su profesión, contra sus magros salarios, sobrecarga de horas en la jornada laboral, falta de insumos y de personal, ayer se sumó el fuerte temporal de lluvia y granizo que inundó terapias intensivas, rompió vidrios y techos y causó prolongados cortes de energía, afectando el funcionamiento de respiradores y con esto, exponiendo la vida y la salud de pacientes y trabajadoras.

Las inquietantes fotos de las mismas trabajadoras que registraban la situación de 3 de los mas importantes hospitales de Mendoza, mostraban cómo cuando la tormenta mermó, una vez mas, las vidas dentro de esas salas recaían sobre su “vocación”. Esa que tanto funcionario les reprochó cuando ellas reclamaban por algo tan esencial como que sus sueldos dejen de estar bajo la línea de pobreza.

Esquivando escombros también vidrios, caminando entre el granizo y el agua trataban de resguardar a sus pacientes y retomar la tarea.

“Hay problemas presupuestarios”

Esa fue la respuesta que deslizaron desde el gobierno de Suarez. “La única forma de terminar con los inconvenientes de infraestructura del Gailhac es construir uno nuevo. Esto se incluyó en el presupuesto que no acompañó la oposición, por lo que el nuevo edificio no se podrá realizar”, sentenciaron desde esa cartera. “Lo mismo ocurre en el Lagomaggiore. En la repartición de recursos estaba la terminación de la ampliación”, informaron en otro diario de la provincia. Pero esta a la vista que el problema es de prioridades.

Este es uno de los tantos vídeos del hospital Gahilac que circulan. Es un hospital que durante años estuvo abandonado, este año escuchamos mucho de la reconversión de esta institución. Sin embargo acá están las pruebas que los propios trabajadores muestran pic.twitter.com/2NutvaSTRc

— Maile Rodriguez Abalo (@Maile_Rod) November 13, 2020

Mientras peronistas y radicales utilizan a la salud y la educación para negociar la habilitación de un nuevo endeudamiento para la provincia en el próximo presupuesto, las y los trabajadores de la salud demuestran que son ellos y ellas quienes le ponen el cuerpo en primera línea. No solo exponen sus vidas en el combate de la pandemia, sino que, al igual que los pacientes, exponen su vida ante la situación estructural de los hospitales y centros de salud por la falta de presupuesto.

Este 20 de noviembre, se movilizarán nuevamente para exigir mayor presupuesto para la salud y mejores condiciones laborales y de atención para los miles de mendocinos y mendocinas que diariamente se atienden en el sistema público de salud.