El entrenador del Manchester City, Pep Guardiola, se mostró satisfecho por la victoria por 0-2 de este miércoles en la ida de octavos de la Liga de Campeones ante el Borussia Mönchengladbach, en lo que fue el decimonoveno triunfo seguido, que les concede un favoritismo para el título que no terminar de ver el catalán. Preguntado por la racha, tiró de ironía para responder a sus críticos: "Tenemos mucho dinero para comprar un montón de jugadores extraordinarios".

"Cuando veo cómo jugó el Bayern el martes, no lo creo (ser favoritos). Es un gran desafío recuperar a los jugadores y asegurarse de que estén en las mejores condiciones posibles, pero si la gente quiere decir que somos favoritos, está bien, lo aceptaremos", señaló Guardiola a 'BT Sports' tras el partido.

El de Santpedor consideró "bueno" el rendimiento ofrecido por su equipo en un partido de ida que "siempre es más difícil", pero advirtió que deben ser "más fríos" en sus ocasiones. "El uno contra uno de Gabriel Jesus contra con el portero con 0-1.... En esta competición tienes que ser perfecto para asegurarte de que pasas", advirtió. Finalmente, Guardiola alabó a Bernardo Silva, un jugador "muy inteligente". "Necesitamos centrocampistas ofensivos para atacar el área y él lo hizo. Tiene que mejorar en ocasiones y tomar riesgos en algunas posiciones, pero es muy inteligente. Nos da algo especial y tiene un buen físico", remarcó.

Marco Rose: "Hemos jugado con un equipo terriblemente bueno"

El entrenador del Borussia Moenchengladbach, Marco Rose, reconoció la superioridad del Manchester City en su victoria por 0-2 de este miércoles en la ida de los octavos de final de la Liga de Campeones y apuntó que "es muy difícil de detener" cuando está a su mejor nivel. "Nos hemos enfrentado a un equipo terriblemente bueno contra que el tuvimos que luchar, pero en ese estado de forma, el Manchester City es muy difícil de detener", comentó Marco Rose a 'DAZN' tras el encuentro.

El técnico germano cree que "apenas" pudieron llegar a las inmediaciones del área 'citizen', "especialmente en la primera mitad". "Defendimos relativamente bien, pero es muy difícil cuando te siguen atacando con todo", admitió. "Ahora tenemos que estar juntos. Mis chicos pusieron mucho de sí mismos en el partido de esta noche. Tenemos que mantener la cabeza alta, ser fieles a nosotros mismos y llevar el juego para el partido de vuelta", sentenció Rose.