Timelapse, la nueva función del programa Google Earth, agrupó –por primera vez– imágenes de satélite recopiladas durante los últimos 37 años en una experiencia interactiva de explorador en 3D, que permite al usuario apreciar los efectos del cambio climático, incluyendo desastres naturales como los huracanes Irma y María.

“Es un gran paso adelante porque ahora nuestra única imagen estática instantánea del planeta se ha vuelto dinámica, proporcionando evidencia digital continua de los cambios en la Tierra debidos al clima y el comportamiento humano que ocurren en el espacio y el tiempo durante cuatro décadas”, expresó ayer Rebecca Moore, directora de Google Earth, en conferencia de prensa virtual, al anunciar la mayor actualización de la plataforma en cinco años.

Timelapse permitirá observar cambios ambientales, como la modificación forestal, crecimientos urbanos, temperaturas, fuentes de energía y de desastres naturales, como huracanes y terremotos, a través de imágenes recopiladas desde 1984 hasta 2020, que forman un vídeo de tiempo tridimensional.

En el caso de Puerto Rico, por ejemplo, será posible observar el impacto de los huracanes Hugo (1989), Georges (1998), Irma (2017) y María (2017). Además, se podrá apreciar la destrucción urbana causada por los terremotos del año pasado.

Conferencia de prensa virtual en la que se anunció la actualización. (Suministrada)

La directora de Google Earth explicó que la actualización permite ver cambios a nivel de paisaje. Aunque no se podrán apreciar detalles muy cercanos, permitirá ver el impacto de los fenómenos meteorológicos, resaltó.

“Hasta donde sabemos, Timelapse de Google Earth es el vídeo más grande de nuestro planeta jamás creado”, indicó Moore, y añadió que el producto tiene más de cuatro millones de megapíxeles.

Timelapse fue posible gracias al compromiso del gobierno de Estados Unidos y la Comisión Europea para brindar la información y que fuese accesible. Las imágenes fueron proporcionadas por la Agencia Nacional de Aeronáutica y el Espacio (NASA, en inglés), el Servicio Geológico de Estados Unidos, la Comisión Europea y la Agencia Espacial Europea.

“Producir Timelapse en Google Earth fue una enorme tarea computacional. Requirió una cantidad significativa de lo que llamamos procesamiento de píxeles”, agregó Moore, en referencia a que Google tuvo que editar las 24 millones de imágenes para que no tuvieran obstrucciones como nubes y se pudiera apreciar el ambiente en su totalidad. El proceso tomó alrededor de dos días, gracias a su tecnología avanzada, y se calculó dentro de sus centros de datos de coincidencia de 100% energía renovable y neutros en carbono.

Liza Goldberg, quien es estudiante de primer año en Stanford e interna en la NASA desde los 14 años, indicó, por su parte, que la nueva función de Google puede ser una herramienta útil en la educación. La estudiante de Ciencias de Cómputos y Ciencia Ambiental compartió que, en la NASA, utilizó imágenes satelitales para monitorear las costas globales y comprender cómo la actividad humana afecta los ecosistemas del mundo.

“Utilizando Timelapse, los estudiantes y profesores pueden encontrar patrones entre los cambios ambientales que están ocurriendo en sus comunidades locales y los que ocurren en todo el mundo y, a su vez, obtener una mayor comprensión de cómo sus acciones personales tienen implicaciones globales en su sistema climático”, dijo Goldberg.

“Timelapse en Google Earth es lo mejor para la vista panorámica de nuestro mundo… no se trata de acercar, se trata de alejar. Se trata de dar un gran paso atrás, necesitamos ver cómo cambia nuestro único hogar”, concluyó Moore.