Insiste en que este "modo de proceder" daña la "credibilidad" de todo el sistema judicial

MADRID, 26 Feb. (EUROPA PRESS) -

La asociación Foro Judicial Independiente (FJI) ha rechazado este viernes que el Consejo General del Poder Judicial(CGPJ) se "pliegue" una vez más a los intereses políticos y acuerde posponer una semana ocho nombramientos de altos cargos judiciales ante la posibilidad de que se conociera un acuerdo alcanzado entre el Gobierno y el PP para renovar el órgano de gobierno de los jueces.

En un comunicado la asociación afirma que se trata de un "nuevo acto de vasallaje" del CGPJ "ante el poder político", pues igual que ocurrió en enero y julio de 2020, cuando parecía que podía haber un acuerdo para la renovación de la institución --pendiente desde diciembre de 2018 cuando caducó el mandato--, el Pleno decidió este jueves paralizar todos los nombramientos.

"Y, como en aquellas ocasiones, lo hace con la excusa de estar próximo el acuerdo de su renovación, es decir, haciendo prevalecer los intereses políticos por encima de sus obligaciones legales", subraya FJI.

LEGITIMIDAD PARA NOMBRAR

Para la asociación, "con la ley en la mano", este CGPJ, que se encuentra en funciones, es "tan legítimo como el que está por venir". Además, recuerda que "los vocales propuestos por los partidos de derecha y de izquierda deben ponerse de acuerdo en el nombramiento de altos cargos judiciales" por así lo establece el "juego de la mayoría de tres quintos necesaria para ello".

En este sentido, concluye que el órgano de gobierno de los jueces está "obviando su deber legal de proveer las vacantes judiciales inmediatamente se produzcan", tal y como dice el artículo 570.2 de la Ley Orgánica del Poder Judicial (LOPJ) y el artículo 12.2 del Reglamento que regula la provisión de plazas de nombramiento discrecional en los órganos judiciales.

Así señala que "llama poderosamente la atención" el retraso para elegir la presidencia de los Tribunales Superiores de Justicia de Canarias (convocatoria septiembre 2019), del País Vasco (convocatoria de junio de 2020) o una plaza para la Sala de lo Social del Tribunal Supremo, pues "deberían haber culminado en un plazo no superior a 6 meses y arrastran un retraso particularmente sonrojante".

Con todo ello lamenta que este sea el "modo de proceder", que, a su juicio, "lo que en verdad evidencia es que el CGPJ es percibido por los partidos políticos como un órgano de colocación". Ello, "está perjudicando gravemente, no sólo el interés público, que exige cubrir plazas ahí donde quedan vacantes, sino también los legítimos intereses de los candidatos a esas vacantes, muchos de los cuales llevan inmersos en un proceso que debería haber concluido hace otros tantos", añade.

AFEA LA "DEJACIÓN DE DEBERES"

"Se trata de que la clase política actual meta a los suyos y, por su mediación, a quienes perciben como sus jueces. No hay más. Y el CGPJ se pliega a eso, aun a costa de hacer dejación de sus deberes, acercándose peligrosamente a figuras jurídicas tales como la desviación de poder, cuando no a otras más graves", afirma FJI.

Agrega que "lo que está haciendo el CGPJ es poner en duda ante toda la opinión pública la aptitud profesional de estos candidatos, al dejar claro que el factor determinante para la elección es el ideológico o, si se prefiere, el de afinidad".

La asociación concluye el comunicado insistiendo en que la "evidente injerencia política en el Poder Judicial daña la credibilidad de todo el sistema judicial y perjudica la lucha contra la corrupción", tal y como ha recordado "hasta la saciedad" el Grupo de Estados contra la Corrupción del Consejo de Europa (GRECO).