El ambiente de la campaña electoral en Madrid es cada vez más tenso. Esta mañana, todos los candidatos a la presidencia, excepto Isabel Díaz Ayuso (PP), se han vuelto a encontrar para debatir, esta vez en la Cadena Ser. Sin embargo, el acto ha acabado de forma abrupta y anticipada después de que varios políticos lo abandonaran. El primero en hacerlo ha sido el líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias. Después, los candidatos del PSOE, Ángel Gabilondo, y Más Madrid, Mónica García, han seguido sus pasos y se han negado a debatir con la cabeza de lista de Vox, Rocío Monasterio, por su “intolerancia”.

La ‘guerra’ ha empezado antes del debate electoral

Todo ha comenzado esta mañana, cuando Monasterio ha puesto en duda la veracidad de las cartas amenazantes con cartuchos de bala que han recibido Iglesias, Fernando Grande Marlaska, ministro del Interior y María Gámez, directora general de la Guardia Civil. “Del Gobierno ya no nos creemos nada los españoles, nos han engañado desde el principio de la pandemia una y otra vez, engaño tras engaño, estamos cansados de que nos engañen sistemáticamente. De Pablo Iglesias me creo poco, cada vez que vemos algo que dice lo ponemos en duda, nos ha engañado”, ha manifestado durante una entrevista en RNE.

Estas palabras no han sentado nada bien al político de la formación morada. De hecho, antes del debate Iglesias ya se ha negado a posar en la foto inicial por estar presente Monasterio. “Esto es muy grave y un in crescendo. La tolerancia e impunidad que ha habido con este tipo de amenazas han hecho que vayan a más”, ha lamentado en su primer turno de palabra, antes de amenazar con abandonar el debate si Monasterio no se disculpaba: “Si no se retracta y vosotros (la SER) permitís que siga en este debate, nosotros abandonamos”.

Y cuando Angels Barceló, la moderadora, ha dado el turno a la líder de Vox, no ha dudado en contestar a su rival: “Condenamos todo tipo de violencia y le animo a que vaya a una comisaría a denunciar estas amenazas. Me hubiera gustado que Iglesias hubiera condenado la violencia que sufrimos en Vallecas”. Posteriormente, ha animado a Iglesias a marcharse: “Yo lo que dije es que ya no nos creemos nada de este Gobierno. Si usted es tan valiente levántese y lárguese, que es lo que queremos muchos españoles”.

Finalmente, Pablo Iglesias se levantó dispuesto a abandonar el estudio. “Creo que estáis cometiendo un error blanqueando cosas que van en contra de la democracia. No vamos a debatir con la ultraderecha”. Barceló se acercó a él de inmediato para evitar que se fuera, pero no pudo. Una decisión con la que Monasterio ha quedado muy satisfecha, pese a las críticas de Gabilondo y García: “Hemos echado a Pablo Iglesias de la SER y le echaremos de la política”, ha asegurado. “No sólo es usted mala gente, sino que además es usted una aberración. ¿Tan mal le van las encuestas, señora Monasterio, como para tener que montar este numerito?” le ha recriminado la candidata de Más Madrid.

PSOE y Más Madrid se han negado a debatir con Vox

Ya sin Iglesias, los candidatos han hablado de sus propuestas en áreas de sanidad, educación y hacienda durante más de media hora, pero pronto ha vuelto la discusión. “No haga discursos de antipolítica, porque son incipientes nidos de dictadura”, le ha dicho Gabilondo a Monasterio. A lo que esta le ha respondido: “Dictadura es la que sufren los trabajadores cuando su nómina se reduce a la mitad por sus impuestos, que no se invierten en educación en sanidad, sino que se van a pagar 62 millones de presupuesto de la Comunidad de Madrid en promoción de Consejerías”. Por su parte, Mónica García ha continuado llamando a la candidata de Vox “antidemócrata a la que no le gusta la política”.

Finalmente, a la vuelta de una pequeña pausa que se ha hecho, los candidatos del PSOE y Más Madrid han decidido abandonar también. Ambos se han negado a seguir debatiendo con Monasterio. “Yo me había quedado por respeto a la democracia, pero no se puede consentir este no reconocimiento y me voy. Esperaba que el señor Iglesias volviera, pero no lo ha hecho. No podemos permitir la amenaza del odio”, ha asegurado Gabilondo. “No voy a pasar un minuto más con usted en un estudio ni en ningún sitio (a Rocío Monasterio). Este podía haber sido un debate bonito e ilustrativo. Yo pido no seguir con este debate. No se puede debatir cuando alguien te está chillando”, ha manifestado, por su parte, Mónica García.

Edmundo Bal, líder de Ciudadanos, ha sido el único que ha pedido continuar con el debate: “Os pido, Ángel y Mónica, que no os vayáis, no hagáis el juego... No nos dirigimos a la señora Monasterio, nos dirigimos a la ciudadanía”. Pero Barceló ha decidido dar por terminada la conversación: “Los demócratas somos muchos más en todo el país, y los demócratas van a decidir lo que pase en todas las elecciones, esto va de democracia, y nos ha constado mucho conseguirla”. Mientras, Monasterio la ha denunciado por no dejarle concluir con una intervención: “¡No queréis debatir! No me dejan cerrar. Esto es una dictadura, la dictadura de la SER”.

La polémica ha seguido en redes sociales

Tras abandonar el debate electoral de la Cadena Ser, el candidato de Unidas Podemos ha declarado a los periodistas que él no puede estar en un debate “con quien pone en cuestión la veracidad de unas amenazas de muerte terroristas”. Así, ha instado a viernes a parar en las urnas “el clima de impunidad” con el que, desde su punto de vista, actúa Vox y que permite que “cada día” se dé un paso más: “Hoy son balas, ¿mañana qué va a ser?”.

Por su parte, Rocío Monasterio ha publicado un tuit en el que se regocijaba de ser la responsable de que Iglesias abandonara el estudio: “Comenzamos la campaña haciendo lo que prometimos para la legislatura: echando a Pablo Iglesias”. Mismo mensaje que ha publicado la cuenta de su partido.