Una fotografía es una elección de realidad. La ciudad, como espacio donde la soledad emerge a través de la multitud, es lo que Adrián mira con precisión redentora.

13 noviembre, 2020, 10:28

Una soledad que no sabe estar sola entre la muchedumbre.

Los transportes con gentes que vuelven o van. Los bares de última hora de la noche o por la mañana, cuando se bebe la primera cerveza o la última, a la que seguirán otra y otras.

Gentes agarradas al móvil para no estar solas y hablar con los suyos. Edificios sin luces.

No son fotografías desesperanzadas, son una visión compasiva del ser humano y nos sugieren el camino sobre lo que debe ser y todavía no es.

Una exposición que aguarda tiempos mejores para poderse colgar en una pared, pero que puede verse ya de forma virtual.