04/03/2021 - 19:21 Actualizado: 04/03/2021 - 19:26

El Gobierno y las comunidades autónomas intentan evitar que en Semana Santa suceda algo parecido a lo que pasó en Navidad, cuando el aumento de la movilidad y las interacciones sociales disparó el número de casos tras las fiestas. "No todas las semanas del año son iguales", dijo la secretaria de Estado de Sanidad, Silvia Calzón, que destacó que el país está en "un momento absolutamente crítico", por la esperanza que dan las vacunas, la amenaza de las nuevas variantes y el riesgo que supondría abrir demasiado la mano en las vacaciones.

"Se ha alcanzado un interesante nivel de consenso", explicó Calzón en una rueda de prensa celebrada este jueves por la tarde, aunque también aclaró que no ha habido ningún documento sometido a votación. Unas horas antes, la Comisión de Salud Pública del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud (CISNS) aprobó mantener el cierre perimetral y el toque de queda durante la Semana Santa. El plan, que deberá ser ratificado por el plenario del CISNS la próxima semana, persigue "limitar la movilidad y los contactos" y recomienda "no bajar el nivel de alerta en el que se encuentran las CCAA desde las dos semanas previas al inicio de la Semana Santa, aunque los indicadores sean favorables".

Las medidas, que buscan bajar "la interacción social", en palabras de la secretaria de Estado, deberán ser aprobadas por mayoría del plenario del CISNS en forma de declaración de actuaciones coordinadas, lo que obligará a todas las comunidades a adoptarlas aunque no estén de acuerdo y aunque el decreto de estado de alarma les otorgue poder para modular o incluso suspender las restricciones.

 EFE)

El Ministerio de Sanidad notificó este jueves 6.037 nuevos casos y 254 muertes. La incidencia acumulada sigue bajando y se sitúa en los 153,28 casos por 100.000 habitantes, con seis comunidades por debajo de los 100 (Baleares, Castilla-La Mancha, Comunidad Valenciana, Extremadura, Murcia y La Rioja) y tres comunidades o ciudades autónomas por encima de los 200 (Madrid, Ceuta y Melilla).

"Los datos indican que seguimos en la tendencia descendente", dijo el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES), Fernando Simón. "Si bien es cierto que en los últmos días se ha ralentizado mucho este decenso. Tenemos ocho comunidades que continúan con el descenso, mucho más suave que el que se venía observando hasta ahora. Nueve en las que esperamos que haya descensos más dudosos. Y dos en las que el descenso está claramente estancado o creemos que está estancado". La mejora en las UCI es más lenta y la ocupación por pacientes de covid-19 aún supera el 25%.

España ya ha repartido 5.583.955 vacunas entre las comunidades autónomas, que han administrado 4.229.092, un 75,7%. El número de personas que ya han recibido la pauta completa es de 1.308.913. El ritmo va en aumento y en los dos últimos días se han administrado más de 300.000 dosis. Casi toda la población residente en centros sociosanitarios, lo que ha reducido al mínismo los contagios: en la última semana solo ha habido ocho brotes, dijo Simón.

Sobre la posibilidad de que los vacunados puedan viajar con libertad, Calzón se remitió al proyecto de pasaporte de vacunación europeo. "Se sigue trabajando y avanzando en un certificado que sea interoperable con el resto de países europeos", dijo. "Se ha avanzado mucho ya en los contenidos mínimos de este certificado, pero queda por delante bastante trabajo, tecnológico y legal. Partimos (España) de una posición de privilegio porque sí que tenemos ya un registro estatal de vacunación".