Lucas Torreira llegó al Atlético al límite del cierre de mercado y desde entonces ha participado en todos los encuentros como rojiblancos, pero aun así hay quien piensa en un nuevo cambio de aires para el uruguayo. El Torino lo quiso en verano, pero el club madrileño pujó más fuerte y pudo inscribirlo con suspense tras el adiós de Thomas. Los italianos no se dan por vencidos e insistirán en enero. Se ven capaces de convencer al futbolista, a su equipo actual y al Arsenal, dueño de sus derechos.

La estrategia del Torino se basa en que Torreira está siendo menos importante en el Atlético de lo que se pensaba. Ha jugado en todos los partidos, aunque sólo en dos como titular. En total son siete actuaciones para 202 minutos. Y recientemente se ha unido a la tropa rojiblanca Kondogbia, más competencia para el centro del campo. Todo esto invita al optimismo de su pretendiente de cara al mercado de invierno.

El equipo le ofrece ser pieza fundamental del once de forma inmediata. El entrenador Marco Giampaolo tiene en gran estima al medio centro, pues lo conoce de su etapa en la Sampdoria. Esos cantos de sirena podrían seducir a Torreira. A cambio, perdería la oportunidad de jugar la Champions.

El Atlético más uruguayo

Hasta el momento, el charrúa, que sigue siendo importante con su selección, no ha mostrado disgusto por elegir al Atlético. Al contrario, se siente totalmente asentado junto a Giménez y Luis Suárez y a las órdenes del Cholo. Pero en Turín confían en que el paso de las semanas juegue a su favor y que Torreira pueda sopesar un cambio de aires si no se siente relevante como rojiblanco.