El presidente de la conferencia de obispos católicos alemanes dijo el jueves que continuaría dando la Sagrada Comunión a los protestantes que la soliciten. Una postura que tensa las relaciones entre el catolicismo alemán y el Vaticano.

El obispo Georg Bätzing dijo a los periodistas en una conferencia de prensa el 25 de febrero que era necesario respetar la “decisión personal de conciencia” de quienes buscan recibir la Comunión.

CNA Deutsch, informó que monseñor Bätzing estaba respondiendo a una pregunta sobre una controvertida propuesta para una “comunión de eucaristía” entre católicos y protestantes.

La propuesta fue hecha por el Grupo de Estudio Ecuménico de Teólogos Católicos y Protestantes (conocido por sus iniciales en alemán, ÖAK) en un documento de 2019 titulado “Juntos en la Mesa del Señor”. La ÖAK adoptó el texto bajo la copresidencia de Bätzing y el obispo luterano retirado Martin Hein.

? Descarga ahora nuestro Ebook con los 10 Mejores Posts sobre Eutanasia

Cuando se le preguntó cómo respondería si un protestante se le acercara en busca de la Eucaristía, dijo a los periodistas: “No tengo ningún problema con eso y me veo en línea con los documentos papales”, algo cuestionable.

El obispo de 59 años agregó que esto ya es una “práctica” en Alemania “todos los domingos” y que los sacerdotes de su diócesis de Limburgo no enfrentan consecuencias si se le informaba de un caso.

Subrayó que no se debe “simplemente invitar a todos”. Pero aunque no se permitió una invitación general para recibir la Eucaristía, dijo que era importante mostrar “respeto por la decisión personal de conciencia del individuo” que busca la Comunión. “No le niego la Sagrada Comunión a un protestante si me la pide”, sentenció.

La ÖAK se estableció en 1946 para fortalecer los lazos ecuménicos. Es independiente tanto de la conferencia de obispos católicos alemanes como de la Iglesia Evangélica en Alemania (EKD), una organización que representa a 20 grupos protestantes. Pero la ÖAK informa a ambos órganos sobre sus deliberaciones.

El Vaticano y los obispos alemanes

El documento de ÖAK planteó preocupaciones en el Vaticano, lo que provocó una intervención de la Congregación para la Doctrina de la Fe en septiembre de 2020.

En una crítica de cuatro páginas y una carta a Bätzing, la congregación doctrinal enfatizó que existían diferencias significativas en la comprensión de la Eucaristía y el ministerio entre protestantes y católicos.

“Las diferencias doctrinales siguen siendo tan importantes que actualmente descartan la participación recíproca en la Cena del Señor y la Eucaristía”, dijo. “Por tanto, el documento no puede servir de guía para una decisión individual de conciencia sobre el acercamiento a la Eucaristía”, proseguía.

La Congregación para la Doctrina de la Fe advirtió contra cualquier paso hacia la intercomunión entre católicos y miembros de la EKD.

Tras la intervención del Vaticano, Bätzing reafirmó su opinión de que la intercomunión con los protestantes debería ser posible.

El cardenal Kurt Koch, prefecto del Pontificio Consejo para la Promoción de la Unidad de los Cristianos, también ha expresado serios recelos sobre la propuesta de la “comunión de la eucaristía”.

Print Friendly, PDF & Email