El médico pro vida Manuel Martínez-Sellés es el presidente de los médicos de Madrid en el Ilustre Colegio de Médicos (Icomem).

Martínez-Sellés ha participado en la Asamblea por la Vida la Libertad y la Dignidad, donde 140 asociaciones se han unido para actuar contra la deriva relativista y contraria a la vida humana del Gobierno de PSOE y Podemos.

En su intervención, el galeno ha considerado que “la eutanasia no es un acto médico, los médicos no somos verdugos, estamos para cuidar y paliar el sufrimiento de nuestros pacientes. Esta Ley quiebra esta relación de confianza”.

Asimismo, Martínez-Sellés ha recordado que la eutanasia “se prohíbe en el juramento hipocrático, que tiene más de mil años, pero también en el código deontológico médico de España, que tiene menos de 10 años”.

? Descarga ahora nuestro Ebook con los 17 Mejores Posts sobre Pornografía

“El Gobierno ha aprovechado la situación de pandemia y de forma apresurada. Una Ley de obligado cumplimiento, cabe decir”, ha expresado.

“Nosotros -ha proseguido este médico pro vida- somos partidarios de que el médico que quiera hacer estas prácticas sea el que se signifique en un listado. Si nos obligan a hacer la objeción de conciencia abría que ver las consecuencias que tiene en una profesión de mucha inestabilidad laboral”.

El presidente de los médicos de Madrid explica que habría otra opción que no contempla la ley: “Si la eutanasia no es un acto médico, se hace difícil de entender porque se exige que la realicen los médicos. La otra opción sería crear una profesión que se dedique a esto, como en su día había la profesión de verdugo. Lo que pasa es que esto no se contempla en esta Ley”.

“Lo que necesitamos -ha proseguido- es una ley de atención integral al sufrimiento. Nuestros pacientes deben recibir un adecuado servicio de cuidados paliativos. Hay mucho paciente que está sufrimiento y que no recibe tratamiento adecuado. Esta Ley la única opción que dará será matar a este paciente”.

Martínez-Sellés, que considera que la de la eutanasia es “una ley engañosa, por que la eutanasia se considerará muerte natural y no lo es”, hace la siguiente reflexión: “La eutanasia se ha vendido como progresista, como de izquierdas, pero no es cierto. La eutanasia es especialmente peligrosa para los más débiles. Los más débiles desde el punto de vista clínico, pero también los más débiles desde el punto de vista socioeconómico. Habrá pacientes con mala situación económica que quiera dejar de ser una carga para su familia. En Portugal, cuando se quiso aprobar una ley como esta, el Partido Comunista, se negó a apoyarla y no salió adelante; precisamente por esto que comento“.

Finalmente el presidente de los médicos de Madrid asegura que esta ley “va a suponer el mayor recorte sanitario de la historia”, ya que “cada vez tenemos más ancianos que cobran pensiones y cada vez nacen menos niños”. Ante esta situación “a uno solo se le ocurren dos soluciones: promover la natalidad y la otra solución va a ser la eutanasia”.

Martínez-Sellés y la eutanasia

El doctor aborda en el libro, desde su contacto diario con el dolor, la muerte, los trasplantes de órganos, la sedación, el coma y el estado vegetativo, los sentimientos del enfermo terminal y de su familia, los deseos del paciente, el ensañamiento terapéutico, el suicidio asistido y los cuidados paliativos: se adentra así en el actual debate acerca de la dignidad y la libertad de elección, la calidad de vida y el sentido del sufrimiento.

Martínez-Sellés es catedrático de Medicina y jefe de Cardiología del Hospital Gregorio Marañón (Madrid). Ha sido presidente de la Sección de Cardiología Geriátrica de la Sociedad Española de Cardiología, y ha recibido 18 premios nacionales e internacionales de bioética y cardiología.

Print Friendly, PDF & Email