Es cuestión de horas que el Racing y el Osasuna B sepan si podrán jugar el partido que les debe enfrentar el próximo domingo, a las 18:00, en El Sardinero. Entre las 17:00 y las 17:30 han ido pasando los componentes de la plantilla racinguista, técnicos y auxiliares incluidos, por el coroauto (como denomina el Servicio Cántabro de Salud los puntos en donde hace pruebas de COVID sin bajarse del coche) situado en Cazoña. El único al que Sanidad ha excluido de hacerse la prueba ha sido al detonante de toda esta situación, Pablo Andrade, ya que al haber dado positivo en el test de antígenos del miércoles su confinamiento es absolutamente imprescindible. También lo será, por ser contacto directo, el de Soko y Capanni, que son los que comparten vestuario con el carioca.

Tal y como anunció en rueda de prensa esta mañana el consejero de Sanidad del Gobierno de Cantabria, Miguel Rodríguez, si no hay más componentes del equipo que resulten positivo por COVID-19, se confinarán los dos brasileños y el camerunés. El resto podrán entrenar sin mayores problemas a partir de mañana y, por tanto, jugar como estaba previsto el partido frente al filial de Osasuna.

Álvaro Cejudo fue uno de los primeros en pasar por el coronauto de Cazoña para hacerse la prueba.

Para intentar compensar mínimamente los tres días que el equipo lleva sin entrenar en La Albericia, el martes por jornada de descanso y miércoles y jueves por el positivo de Andrade, Lolo Cueli, el preparador físico, ha diseñado tres sesiones coordinadas vía Zoom con cada futbolista en su domicilio. Una fue el miércoles por la tarde y dos hoy, una por la mañana y otra esta tarde, después de ser sometidos a las pruebas de triaje. Si en las PCR se repiten los resultados de la prueba de antígenos realizada ayer en La Albericia, el plan es retomar el calendario de entrenamientos habitual, con sesiones el viernes y el sábado por la mañana.

Según comunicaban a los futbolistas los técnicos del Servicio Cántabro de Salud que les realizaban las pruebas, los resultados los irán recibiendo, cada uno el suyo, vía SMS a lo largo de la noche de hoy. Lo más probable es que a primera hora de la mañana ya se disponga de toda la información del conjunto de cara a retomar la actividad.

Los suplentes del Rayo Cantabria pasaron dos horas antes por el coroauto para hacerse la misma prueba que sus mayores ya que el lunes por la mañana compartieron con Pablo Andrade un partidillo de 45' entre los que no jugaron como titulares el fin de semana con el Racing en Tarazona o con el filial en Torrelavega. En su caso tienen programado un duelo con el Tropezón para el domingo a mediodía, crucial para el ascenso a 2ªRFEF.

(Foto principal: Aritz Solabarrieta, como el resto de los técnicos, también se sometió a la misma prueba que sus jugadores)

Pablo Torre, que cumplió 18 años la semana pasada, estrenó su carné de conducir para ir a hacerse la prueba.