El Fondo Monetario Internacional (FMI) también ve "optimistas" las previsiones de recuperación económica sobre las que el Gobierno ha construido el proyecto de Presupuestos del Estado para el 2021. Así lo califica el organismo en su informe definitivo de este año sobre la economía española publicado este viernes, situándose en línea con las observaciones que ya han formulado el Banco de España la Autoridad Fiscal (Airef).

El organismo que dirige Kritalina Georgieva ya publicó un avance de este informe el pasado 30 de septiembre. En su nueva versión, el informe completo incorpora datos más recientes, hasta el 27 de octubre. "Las previsiones macroeconómicas que sorportan el plan presupuestario del Gobierno son optimistas", afirma. El Ejecutivo prevé un crecimiento cercano al 10% para el 2021 (9,8%) frente al 7,2% que proyecta el FMI y las discrepancias, según el organismo, tienen que ver con que el Gobierno prevé una absorción plena de los 27.000 millones de fondos europeos presupuestados para el año próximo y confía en que ello generará un efecto multiplicador del 1,2% sobre la economía española. El FMI rebaja estas expectativas y por eso su previsión de crecimiento es menor.

El FMI interpreta quel el fuerte crecimiento experimentado por la economía española en el tercer trimestre (del 16,7%) podría hacer pensar en una menor caída para el conjunto del año respecto a lo previsto por el organismo internacional (del 12,8%, frente a la caída del 11,2% que estima el Gobierno). "Sin embargo, el resurgir del virus y la respuesta de las autoridades añade riesgos sobre las previsiones a corto plazo", afirma. Y añade que "un cuarto trimestre más débil de lo esperado podría dificultar los objetivos de crecimiento del PIB proyectados para el 2021" por el propio FMI. Según ha apuntado la jefa de la Misión para España del FMI, Andrea Schaechter, los indicadores más recientes de alta frecuencia llevan a pronosticar un "moderado" retroceso del PIB español en el cuarto trimestre, en relación al tercero. 

En relación al proyecto de Presupuestos, el organismo acoge "con satisfacción" los cambios para aumentar la progresividad de los impuestos con una mayor tributación de las rentas más altas, sin embargo, el organismo insta a retrasar los incrementos en la fiscalidad medioambietal (diésel, plásticos de un solo uso y residuos) y en el IVA (de las bebidas azucaradas) hasta que la recuperación esté consolidada para no perjudicar a las rentas más bajas. Añade que, llegado el momento, cualquier subida en estas figuras tributarias debería ir acompañada de medidas de gasto compensatorias para la población más vulnerable.

En relación a las pensiones, el FMI alienta a nuevas reformas de las pensiones tendentes, sobre todo, a acercar la edad efectiva de jubilación a la edad legal.

También saluda la introduccion del Ingreso Mínimo Vital y aboga por reformas en el mercado laboral para frenar la dualidad entre los contratos fijos y temporales, mejorar la formación, incorporar a más jóvenes y reducir la brecha salarial de género.

Empresas viables

En su informe sobre España, el FMI "felicita" a las autoridades españolas por la implementación de medidas económicas y sociales desde el estallido de la pandemia. El oganismo insiste en la importancia de que el apoyo político continúe "hasta que la recuperación esté firmemente en marcha", pero considera que "a medida que la pandemia retroceda", las medidas deberían focalizarse "cada vez más sobre grupos vulnerables y empresas viables".

Los directores del organismo urgen al Gobierno a dar prioridad a reforzar el capital de empresas viables, en particular, de las pequeñas y medianas empresas (pymes) y abogan por dar facilitar los procesos de reestructuración de la deuda privada, para evitar las quiebras y liquidaciones de empresas.