El CN Barcelona perdió (5-3) en Siracusa (Italia) ante el Ortigia italiano el partido decisivo para estar el domingo en la final del grupo A de la fase de clasificación y en la que habrá en juego una plaza para la fase de grupos de la Liga de Campeones de waterpolo.

Los barceloneses jugaron un pésimo partido ante un rival liderado por el mítico Stefano Tempesti (41 años y 2.05 de altura) que dio toda una exhibición bajo los palos. Además, los italianos maniataron a Roger Tahull en los dos metros para desactivar el juego de ataque catalán y llevarse un merecido triunfo que le asegura la primera plaza.

El 1/11 en situaciones de superioridad fue también clave en la derrota barcelonesa, que se fue al descanso con un gol abajo (3-2), tras un tanto de Adriá Delgado en el último segundo del segundo cuarto que abrió las esperanzas de darle la vuelta a la situación en la segunda parte, algo que no sucedió. Tempesti continuó infranqueable tras el descanso y los italianos mejoraron su ataque para irse hasta los tres goles de ventaja (5-2) tras dos goles de Christian Napolitano.

El acierto de Unai Aguirre, el mejor de largo del CN Barcelona, evitó que el partido quedara sentenciado al inicio del último período. Pere Estrany, el otro destacado de los barceloneses, anotó el 5-3 a 47 segundos del final sin tiempo ya para intentar como mínimo sumar un punto. El CN Barcelona se jugará este sábado (14:00 horas) contra el Jadran Split croata la segunda posición del grupo.