Una de las prioridades de Ronald Koeman era frenar la sangría de goles encajados en los últimos partidos. Desde hace un mes, el Barcelona era incapaz de dejar su portería a cero, acumulando ocho partidos consecutivos recibiendo como mínimo un gol. De hecho, los números no dejaban lugar a dudas: sumaba 16 goles en contra en los últimos ocho encuentros, dejando un promedio desolador de dos por partido.

El resultado de este miércoles rompe de esta forma una hemorragia preocupante en defensa. De hecho, se da la casualidad que el último partido que el Barcelona logró no encajar un gol fue precisamente ante el Elche el pasado 24 de enero, en el primer partido de la segunda vuelta. Desde ese día, todos los rivales que que se habían enfrentado al Barcelona habían conseguido batir a Ter Stegen: Rayo (1-2), Athletic (2-1), Granada (3-5), Betis (2-3), Sevilla (2-0), Alavés (5-1), PSG (1-4) y Cádiz (1-1).

Ahora está por ver si se trata sólo de una situación puntual o si el Barcelona ha encontrado el camino para asentar su línea defensiva. En todo caso, aparte de Gerard Piqué, que el equipo ha recibido su regreso con los brazos abiertos , y de Jordi Alba, que se encuentra en un momento de forma espectacular, las otras dos piezas en defensa abren muchas más dudas e incertidumbre.

En principio Sergiño Dest era el hombre llamado a ocupar la banda derecha, sobre todo tras la lesión de Sergi Roberto, pero su juventud, tiene sólo 19 años, y sus problemas musculares, le han impedido mantener una regularidad. Koeman ha tenido que recurrir con un defensa del filial, que además jugaba como central en el equipo de Pimienta, para ocupar la banda derecha, cumpliendo el papel de forma digna.

Y si el lateral derecho es toda una incógnita, ya no digamos la plaza de central izquierdo. Ni Clement Lenglet ni Samuel Umtiti, los teóricos candidatos a esa plaza, han demostrado ofrecer suficientes garantías, siendo un jugador que el año pasado tenía ficha del filial, Ronald Araújo, quien se ha ganado la propiedad por méritos propios. Sin embargo, una inoportuna lesión del central uruguayo ha dejado el puesto de central en una situación de interinidad alarmante.