El Barcelona hizo oficial a través de un informe económico un pasivo de 1.173 millones de euros, de los cuales 730 son deuda a corto plazo. En esta, consta como uno de los clubes a los que adeudan dinero el Real Valladolid, merced al traspaso de Jose Arnáiz. El canterano blanquivioleta fue traspasado en el verano de 2018 a la entidad azulgrana, que dos años y medio después aún adeuda a la vallisoletana 250.000 euros, que constan entre esa deuda a corto plazo como parte de pago total de cuatro millones de euros pactado entonces.

El atacante manchego, a quien la dirección deportiva quiso repatriar el pasado verano, fue posteriormente vendido al Leganés, club que consta también en los papeles del Barça. El club madrileño, que se hizo fuerte en esta y otras operaciones frente al Pucela, firmó un acuerdo con los azulgranas por el cual diferiría todavía 1,667 millones para esta temporada, pendiente aún de pago. Después de una época gris, en la que José no consiguió brillar debido a las lesiones, en lo que va de campaña lleva cuatro goles.

Antes de empezar a hacerlos, su retorno frustrado a Zorrilla ilusionó a muchos. El propio jugador mantiene una relación especial con Valladolid, después de que su hijo mayor naciera aquí, como han demostrado en múltiples ocasiones tanto él como su pareja en redes sociales. Esta misma campaña ambos han compartido instantáneas en la ciudad o con la equipación del club.