MADRID, 26 Feb. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno de Estados Unidos considera que la expulsión de la embajadora de la Unión Europea en Venezuela "solo aislará más" al "dictador" Nicolás Maduro, al que Washington sigue decidido a presionar para lograr "una vuelta a la democracia" en el país sudamericano.

"Maduro sabe, por supuesto, que sus actuaciones no superan el escrutinio", ha dicho el portavoz del Departamento de Estado, Ned Price, que ha alabado en rueda de prensa la labor desempeñada por la embajadora de la UE en Caracas, Isabel Brilhante Pedrosa, declarada persona 'non grata' el miércoles.

La Administración de Joe Biden espera trabajar con sus aliados "internacionales", tanto en Europa como en las Américas, para garantizar la rendición de cuentas por los "abusos de Derechos Humanos" en Venezuela. En este sentido, Price ha acusado a Maduro y sus acólitos de "utilizar la violencia para mantener el control y perjudicar la democracia".

"El resultado es que millones de venezolanos están sufriendo", ha dicho Price, quien ha vuelto a defender la vigencia de las sanciones como instrumento para añadir presión al "régimen" de Maduro. Precisamente Caracas expulsó a la representante de la UE tras el anunció de nuevas sanciones contra funcionarios chavistas.